explora

La misteriosa historia del cuerpo momificado de Eva Perón que desapareció durante 14 años

eva peron 8
Keystone/Getty Images

Eva Duarte de Perón o simplemente Evita, fue una de las grandes figuras políticas de la historia argentina. Era considerada «la abanderada de los más humildes» y, al mismo tiempo, la mujer más amada y odiada de toda la nación. Sin embargo, su vida estuvo lejos de terminar con su fallecimiento.

La muerte de Eva Perón

eva peron 2
Keystone/Getty Images

El 26 de julio de 1952, Evita, quien por aquel entonces era la primera dama argentina, la presidenta del Partido Peronista Femenino y la mujer que se convirtió en un símbolo de lucha contra las desigualdades sociales, perdió su vida a a los 33 años a causa de un cáncer uterino, generando conmoción entre gran parte del pueblo argentino.

Tras su inesperada muerte, la Confederación General del Trabajo (CGT) declaró tres días de paro y el gobierno (en manos de su esposo Juan Domingo Perón) estableció duelo nacional de 30 días.

Su cuerpo fue velado por 16 días en el Ministerio de Trabajo y luego se trasladaron sus restos al Congreso de la Nación y un día más tarde a la CGT, por donde desfilaron miles y miles de personas para despedirla.

Su cuerpo embalsamado

El doctor español Pedro Ara montó un laboratorio en la CGT para embalsamarla, proceso que duró un año. Sin embargo, el cuerpo continuó por dos años más en el mismo edificio porque no se había construido el monumento donde debería yacer.

eva peron 1
Keystone/Getty Images

El robo de su cuerpo

El golpe de Estado de septiembre de 1955 en Argentina, derrocó al gobierno de Perón y estableció una dictadura cívico-militar que se autodenominó «Revolución Libertadora».

En la noche del 22 de noviembre, el entonces presidente de facto Pedro Aramburu, le ordena al teniente coronel Carlos Eugenio de Moori Koenig, jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) y a su lugarteniente, Eduardo Antonio Arandía, que entren a la fuerza a la CGT y se lleven los restos embalsamados.

Tal como explica el historiador Felipe Pigna, la decisión se tomó tras el debate sobre qué debía hacerse con el cadáver. Arrojarla al mar a través de un avión de la Marina o incinerar el cadáver, fueron las principales opciones.

Finalmente, el gobierno golpista decidió que debía quitar el cuerpo de la CGT para evitar que el edificio se transformara en un lugar de culto por los peronistas.

Profanación de su cuerpo

eva peron 4
Keystone/Getty Images

Tras el secuestro, los restos de Evita pasaron por depósitos, galpones del puerto, casas, el propio hogar de Arandía y demás lugares desconocidos. Incluso, había fuertes versiones de que el cuerpo sufría prácticas necrofílicas por parte de Moori Koenig. Aramburu, al enterarse, releva al teniente sin dar explicaciones.

«Operación evasión»

En el año 1956, el teniente coronel Héctor Eduardo Cabanillas se hace cargo del SIE y del cadáver de Eva Perón; y propone sacar el cuerpo de forma clandestina del país, dando inicio a la «Operación Evasión», ideado por el entonces teniente coronel Alejandro Agustín Lanusse con la ayuda del capellán Francisco Rotger.

El plan consistió en que el cuerpo de Evita viaje a Italia bajo la falsa identidad de María Maggi de Magistris. Fue enterrado en Milán y durante 14 años el cuerpo permaneció sepultado allí sin que nadie lo supiera. O, por lo menos, lo sabían unos pocos.

eva peron 5
Keystone/Getty Images

«Operación retorno»

En el año 1970, la organización guerrillera peronista Montoneros secuestró a Aramburu exigiendo la ubicación del cuerpo de Evita. En 1971 el general Lanusse ordenó la «Operación Retorno»

El cuerpo fue exhumado el 1° de septiembre de 1971 y fue trasladado a Madrid, donde se encontraba exiliado Juan Domingo Perón. Un año después Perón regresa a Argentina, pero sin los restos de Evita.

eva peron 7
Keystone/Getty Images

El cuerpo de Perón y Evita

Perón falleció el 1 de julio de 1974 y a los pocos meses, Montoneros secuestró el cadáver de Aramburu para exigir la repatriación del cuerpo de Evita. Isabelita (ex esposa de Perón y por ese entonces, presidenta de Argentina) accedió y dispuso el traslado, que se concretó el 17 de noviembre de ese año.

El cuerpo de Evita fue depositado junto al de Perón en una cripta en la Quinta de Olivos para que el público pudiera visitarla, pero tras el golpe militar de 1976, los dictadores dispusieron trasladar los restos a la bóveda de la familia Duarte en el Cementerio de Recoleta de Buenos Aires, donde permanece hasta ahora.

eva peron 6
Keystone/Getty Images