explora

La otra cara del Día de la Raza que nunca te contaron en el colegio

comunidades indigenas 3
Allen.G/Shutterstock

Durante años se creyó que el 12 de octubre fue un momento de regocijo, de alegría. Pues, claro, se celebraba la llegada del marino español, Cristobal Colón, a América en Hispanoamérica, España y los Estados Unidos. En las escuelas de cada lugar recóndito del continente vivían este día «como el día del encuentro entre dos culturas: la salvaje y la civilizada».

Así, los alumnos presenciaban actos escolares sin entender muy bien qué era lo que, en efecto, había pasado ese día que tanto festejaban. Aprovechamos esta ocasión para reflexionar acerca de la fecha y contarte la verdadera cara del Día de la Raza, esa que, durante mucho tiempo, te ocultaron.

El día en que los pueblos originarios fueron despojados de sus tierras

Un 12 de octubre pero de 1492, el navegante español, Cristobal Colón, llega con su tripulación, luego de varias travesías, a la Isla de Guanahani, hoy actual Bahamas. A partir de ese instante, nada ya sería igual para los habitantes nativos de América. No solo la monarquía española se adueñaría injustamente de sus tierras sino que serían obligados a renunciar a sus propias costumbres y tradiciones. Bajo el pretexto de culturizar una comunidad que para ellos era bárbara, ignorante y brutal, los desposeyeron de su propia identidad para imponerles sus hábitos y prácticas, tanto políticas, como sociales y religiosas.

Nouseforname / Shoutterstock

De esta manera, inicia un proceso de colonización europea en América que trajo las peores desgracias para las civilizaciones milenarias: expoliación, trabajo esclavo y la matanza de miles de indígenas. Tal como explica el antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, a finales del siglo XV existìan aproximadamente 70 millones de indígenas. Un siglo y medio después solo quedaron unos tres millones y medio.

Entonces, ¿puede ser este un día para celebrar? El 12 de octubre debe ser un momento para reflexionar y dar lugar al diálogo intercultural. Por ello debemos adoptar el pensamiento crítico de todo aquello que nos educaron y entender que, más que un día de celebración, se trata de una fecha para valorar lo que somos, lo que tenemos y reconocer, también, la lucha de todos aquellos hombres y mujeres.

La resistencia continúa hoy más que nunca

En Argentina, el Día de la Raza pasó a llamarse Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Este cambio de nombre, que a simple vista parece inocente, indica una lucha conquistada respecto a lo que el término "raza" implica.

«La división de la humanidad en razas carece de validez. Constituye una concepción político-social errónea y peyorativa: por lo tanto, su utilización solo favorece reivindicaciones racistas», reza el Decreto N° 1584/10, que implicó el cambio de nombre.

Del mismo modo, el Plan Nacional Contra la Discriminación estableció que el 12 de octubre sea un «día de reflexión histórica y de diálogo intercultural», dejando atrás la vieja concepción de «la conquista de América» para valorar las culturas de los pueblos indìgenas y afrodescendientes.

De todas formas, la lucha no ha cesado. Porque aún hoy los pueblos originarios siguen siendo despojados de sus tierras gracias a los negocios millonarios de algunas de las más importantes multinacionales. En Argentina, por ejemplo, se registraron doscientos casos de indígenas que están exigiendo el cumplimiento de sus derechos frente a gobiernos, empresas y el mismo Poder Judicial. Sin embargo, muchas veces no son escuchados.

En un breve video de AJ Plus Español, una comunidad global que conecta a los jóvenes latinoamericanos alrededor del mundo, un grupo de nativos explica en primera persona lo que significa para ellos cada 12 de octubre y por qué todos deberíamos honrar a nuestros antepasados.

¿Qué opinas de la valiente lucha de las comunidades originarias?

No te vayas sin leer: