explora

Los siniestros mensajes revelados en rocas tras la sequía en Europa son advertencias de los antepasados

rio sequia europa 1
Christos Georghiou/Shutterstock | rdonar/Shutterstock

Europa está viviendo una de las épocas más calurosas en años, con temperaturas que exceden todo lo esperado. Este calor repentino vino acompañado de  aguas con niveles bajos dejando al descubierto los restos de ciudades antiguas. Solo hecho de que por primera vez salgan a la luz es para tener miedo: significa que el clima está cambiando. Pero es también bastante malo que esas piedras que se dejan ver tengan mensajes de advertencia inscritos en ellas. Las «piedras del hambre», como se las llama, son bastante siniestras por sí solas.

Las rocas con inscripciones de advertencia se encuentran generalmente por debajo del nivel del agua del río Elba, en la República Checa. Pero Europa está pasando un momento crítico donde las aguas han bajado enormemente.

¿Qué contienen esos mensajes?

Los mensajes fueron puestos en sequías anteriores donde las personas pasaron penurias. La más notoria de la «roca del hambre» dice simplemente «si me ves, llora». La mayoría de las palabras legibles son del año 1616, pero el sitio recuerda también otras sequías previas, como la de 1417.

Una piedra en Alemania también recuerda ese año: «Si otra vez ves esta piedra, también llorarás, tan baja era el agua en 1417». Otras simplemente hablan del llanto provocado por la escasez: «nosotros hemos llorado, lloramos, y tú llorarás»

¿Por qué se colocaban estas piedras?

Las sequías traían todo tipo de problemas en la antigüedad: falta de comida, imposibilidad de transporte con barcos, suba de precios. Las rocas eran una advertencia para generaciones futuras. Hoy en día también es problemático, a pesar de los avances tecnológicos. Además, nos da una mirada a lo que está sucediendo con nuestro planeta a raíz, por ejemplo, del calentamiento global.

El bajo nivel del aguatambién dejó al descubierto otras cosas. Por ejemplo, bombas y granadas de la Segunda Guerra Mundial, un recordatorio de épocas oscuras. Las «piedras del hambre» son un legado siniestro pero real de sequías pasadas, de momentos complicados para la población. Aunque hoy en día la falta de agua es enorme, los científicos han descubierto que ninguna sequía del siglo XXI ha sido tan larga como la de siglos anteriores. Todavía estamos a tiempo de prepararnos y mejorar la forma en que nos relacionamos con nuestro planeta.

Sigue leyendo: