El Pentágono ya tiene un protocolo en caso de invasión zombie y ¿WTF?

twd caminantes zombies s8
Greg Nicotero/AMC

El gobierno de los Estados Unidos no tiene el Departamento de Defensa más grande del mundo y el presupuesto más abultado en vano, y su estrategia militar se ha encargado de considerar todos los escenarios posibles de amenazas a la seguridad nacional.

Incluso si parecen salidas de una película de ciencia ficción, como el reciente anuncio de una Fuerza Espacial, o de una película de terror, como un curioso protocolo establecido para defenderse en caso de un apocalipsis zombie.

El detallado protocolo de defensa ante una invasión zombie

De acuerdo a CNN, el Pentágono estadounidense tiene un plan de acción militar preparado en caso de que el país se vea azotado por una invasión zombie.

Probablemente los militares del Pentágono, como casi todo el mundo, también se engancharon con The Walking Dead y razonaron que esa no era una buena manera de desenvolverse llegado el caso, y prefirieron elaborar su propia estrategia.

Un documento desclasificado en 2014 detalla el plan estratégico a seguir en caso de una invasión de muertos vivientes.

El documento en realidad es utilizado en el Pentágono como método de entrenamiento y preparación para otras amenazas o catástrofes más reales y plausibles pero que, del mismo modo que un apocalipsis zombie, requerirían una operación de defensa inmediata y a gran escala.

«El documento es identificado como una herramiento de aprendizaje y un ejercicio de entrenamiento» aseguró la capitana naval Pamela Kunze, «para que los estudiantes aprendan los conceptos básicos del planeamiento militar y el desarrollo del orden a través de un escenario ficticio».

Aunque es tentador imaginar lo contrario, parece que el plan para la invasión de zombies no surge del convencimiento militar de que en efecto podría existir una. Aunque hay otros que sí lo creen.

¿Qué planea Estados Unidos para defenderse de los zombies?

Según consigna CNN, el documento es increíblemente detallado y exhaustivo, e imagina un apocalipsis con diferentes tipos de zombies, cada uno con sus propias amenazas mortales, y es necesario prepararse para todas ellas.

Incluye, por ejemplo, zombies «creados por alguna clase de experimentación con el ocultismo en lo que podría ser llamado también “magia negra”», «zombies vegetarianos que no presentan una amenaza a los humanos por su consumo exclusivo de vegetación», y «zombies surgidos luego de que un organismo ha sido infectado con una alta dosis de radiación».

El protocolo de acción consiste en diferentes fases que van desde cursos preparatorios con todo lo que hay que saber sobre los zombies y todo el personal militar acudiendo a su puesto de servicio, hasta el despliegue de unidades de reconocimiento que evalúen el grado de seguridad de determinada zona y la posibilidad de restablecer las autoridades civiles una vez que la amenaza ha sido neutralizada.

El documento también especifica las reglas de combate con los zombies, de la siguiente manera:

«La única manera que se asume como efectiva para ocasionar bajas en filas zombies mediante la fuerza táctica es la concentración de toda la potencia de fuego en la cabeza, específicamente en el cerebro. La única manera de asegurarse que un zombie está “muerto” es incendiar su cadáver».

El documento además establece planes de contingencia en caso de que los zombies se hayan infiltrado en hospitales y otros centros médicos, y hasta la posibilidad de utilizar robots controlados remotamente si la amenaza se hace demasiado grave.

Finalmente, detalla claramente la cadena de mando en caso del apocalipsis zombie, que comienza por miembros de inteligencia y pasa por funcionarios del Departamento de Defensa, hasta llegar al presidente. Es la parte más preocupante del documento.

Sigue leyendo: