Ninja no es lo mismo que samurái, y te explicamos las diferencias

Milan Zeremski / iStock

En la medida que ha crecido la curiosidad por el lado oriental del mundo, cada uno de los símbolos de la cultura nipona, en específico, han sido objeto de exploración con interesantes resultados.

La masificación de los códigos correspondientes a la cultura japonesa lleva a mirar con mayor profundidad, por ejemplo, la diferencia entre ninjas y samuráis. En sí representan la dualidad del guerrero, es decir, ambas caras de la moneda, pero veamos si son más las diferencias que las similitudes.

El origen

Vía: Wikimedia Commons

Ninjas y samuráis son guerreros con origen en la misma cultura. Sin embargo, las tácticas para el ataque y las armas que utilizan son distintas. El ninja prefiere actuar bajo el anonimato y evita el enfrentamiento cuerpo a cuerpo, mientras que el samurái tendrá sus años de servicio al amo y de formación como su más grande honor.

De acuerdo a la leyenda japonesa, un príncipe que vivió en el siglo IV a.e.C, de nombre Yamato, se disfrazó de mujer y sedujo a dos adversarios para liquidarlos con su espada. Se dice que esta acción originó la dualidad que significa el samurái y el ninja.

Estatus

Siriwat Sriphojaroen/Shutterstock

El samurái proviene del lado noble del pueblo japonés, pues durante la época feudal nobles o altos funcionarios tenían a sus samuráis cuya responsabilidad era la seguridad de su amo, tarea por la cual no cobraban dinero.

La lealtad debía ser tan fuerte que dentro del código de honor se hallaba que si el samurái terminaba siendo detenido por fuerzas enemigas, debía entonces aplicarse el harakiri (un tipo de suicidio específico para recuperar el honor).

Por otro lado, defendían el código del «bushido», o «Camino del Guerrero», que corresponde a las 7 virtudes que practicaban: Justicia, Coraje, Benevolencia, Respeto, Honestidad, Honor y Lealtad.

Por su parte, los ninjas eran originarios de la clase más baja de los nipones. No poseían códigos de honor y la esencia de su trabajo era ser mercenarios. Trabajaban para todo aquel que le pagara.

Vestimenta

ninja 1
MichaelWuensch vía Pixabay

Los samuráis, por formar parte de la nobleza de Japón, podían adquirir un vestuario más elaborado. Lo más común era verlos con armaduras de cuerpo completo, con sus piernas, brazos y torsos absolutamente revestidos, además de llevar un casco.

Los ninjas, por ser de un origen más pobre y por la naturaleza de sus labores, solían vestirse con un traje negro que cubría todo su cuerpo y solo se le podía ver sus ojos. Esta vestimenta es conocida como ninja-yori y cumplía una misión estratégica: al ser de color negro permitía que el ninja realizara sus tareas en horas nocturnas sin ser visto.

Armas y estrategias

Milan Zeremski / iStock

Tanto los samuráis como los ninjas eran expertos en el uso de diversas armas. Sin embargo, los samuráis se destacaron en el uso de la espada. Es precisamente esa arma con la que automáticamente uno asocia a este guerrero. A esta lista también se le suma la lanza y el arco.

Los ninjas también llegaron a usar espadas, pero la gran habilidad la desarrollaron con armas a distancia como la estrella ninja.

Mientras los samuráis eran ideales para movimientos rápidos y peleas cuerpo a cuerpo en las que pudieran utilizar sus armas, los ninjas eran más funcionales para espionajes y efecto sorpresa sobre las víctimas a quienes liquidaban de ipso facto.

¿Conocías estas marcadas diferencias entre ninjas y samuráis?

Si te encanta todo sobre la cultura japonesa, sigue leyendo: