explora

No todas las brujas eran mujeres: estos hombres fueron condenados en los juicios de Salem

brujeria pociones caldero
Shaiith vía Shutterstock

En 1692, en el pueblo de Salem ocurrieron los juicios por brujería que más se recuerdan en el imaginario colectivo. De acuerdo con el sitio oficial de Historia de Massachusetts, un aproximado de 200 personas fueron acusadas de practicar hechicería, de las cuales entre 140 y 150 fueron arrestadas. Más o menos 90 de esos ciudadanos fueron mujeres.

Aunque no cabe duda de que el sexo femenino fue el más violentado durante este suceso, un hecho que no todos conocen es que los hombres también fueron acusados y asesinados al ser señalados como brujos. (¿Quieres saber si a ti también te hubieran arrestado por hechicero? Aquí tenemos un quiz para descubrirlo).

Entre los señalados como culpables, 20 personas fueron ejecutadas en la ciudad que ahora es conocida como Danvers, en el estado de Massachusetts, Estados Unidos. 19 de ellos fueron colgados en la horca y 5 fueron hombres. El otro individuo que perdió la vida fue Giles Corey, quien fue torturado al resistirse de darle información a la corte.

La fiebre en contra de las brujas en el país comenzó en 1692, como lo relata el Museo de la Bruja de Salem. En aquel año, un grupo de chicas presentó un comportamiento extraño e inexplicable. Tituba, la esclava de un reverendo del lugar, confesó el 1 de marzo ser practicante de brujería y se le acusó de haber hechizado a esas mujeres.

Se decía que las acusaciones eran para castigar a quienes iban en contra del camino de Dios. Los puritanos que habitaban las colonias inglesas en Estados Unidos profesaron su religión de manera estricta y rigurosa. Pero varios historiadores opinan que algunos habitantes se aprovecharon de esta histeria colectiva para vengarse de sus enemigos o deshacerse de posibles rivales poderosos. Los más sospechosos de este comportamiento fueron los miembros de la familia Putnam.

Al echarle un ojo a las descripciones de quienes recibieron la pena de muerte, no resulta difícil creer que existieron quienes utilizaron esta locura para quitar del camino a gente "incómoda". La mayoría de las mujeres eran ciudadanas como cualquier otra, muchas eran pobres y otras tenían actitudes que eran mal vistas, como poseer "mal carácter" o haber tenido un hijo fuera del matrimonio. Algunas otras eran esposas de otros acusados.

Pero entre hombres, las relaciones de poder destacan a simple vista. Sólo Samuel Wardwell Sr. era conocido por su carrera como adivino. Por el otro lado, el Reverendo George Burroughs le debía dinero a los Putnam. George Jacobs Sr., John Proctor y John Willard criticaron abiertamente a los juicios por brujería.

History of Massachusetts relata que poco tiempo después, en 1697 los puritanos de Salem cuestionaron sus acciones y dudaron de que tantas en personas en verdad eran brujas y brujos. El 17 de diciembre el gobernador proclamó una disculpa pública con la intención de que Dios los perdonara por sus errores. En 1712, el gobierno les dio una compensación económica a los afectados por los juicios: 600 euros divididos entre todas las familias.

Actualmente, Salem Award Foundation es una organización que lucha contra la injusticia social y a favor de la defensa de los derechos humanos.

Dato extra: ninguna persona murió en la hoguera en Salem por el crimen de brujería. Las quemas de brujas sucedieron en Europa, en donde dichos actos eran considerados una ofensa para la Iglesia. Es castigo por herejía era morir en el fuego. Por su parte, en los Estados Unidos la hechicería era un crimen contra el gobierno, cuya pena era la horca.

Te recomendamos: