explora

El jardín de Edén existe: así es el paraíso ecológico que comprueba la perfección de la naturaleza

canoa rio okavango 0
MarcPo/iStock/Thinkstock

Al sur del continente africano la naturaleza parece haber realizado su mayor milagro: el semiárido desierto de Kalahari, que cubre Botsuana y parte de Namibia, recibe agua del río Okavango, que, al llegar allí, forma un abanico aluvial y crea condiciones casi idílicas para que la vida prolifere en todas sus formas.

Se le denomina incorrectamente Delta del Okavango pues, en vez de desembocar en el mar, el río penetra en la tierra y se abre como un cono, dando lugar a extensiones de áreas húmedas que según la estación del año estarán más o menos inundadas.

A causa de las altas temperaturas de la región, los procesos de transpiración y evaporación provocan ciclos de sequía y precipitaciones que obligan a los animales a buscar refugio en el delta, la única fuente segura de agua en los períodos resecos. Esto convierte al Delta del Okavango en la mayor concentración de vida silvestre de África, un ecosistema tan rico en flora y fauna que casi podría ser considerado el jardín del edén sobre nuestro planeta.

Características del Delta del Okavango

canoa rio okavango 1
Gosiqa/iStock/Thinkstock

El delta se compone de una multitud de canales, pequeños afluentes y lagunas, así como de llanuras, islas y áreas continentales en las que el curso de las aguas es muy cambiante debido a las inundaciones anuales, el transporte de sedimentos, la actividad sísmica y otros eventos climáticos.

Si a eso se le añaden los termiteros, la continua apertura de nuevos canales por los hipopótamos y el cierre de otros por el crecimiento de nueva vegetación, podemos decir que es un sistema dinámico, con condiciones ideales para albergar la vida.

Hay dos áreas de delta:

  • Pantano permanente: se inunda con agua durante todo el año. Su vegetación incluye arboledas de palmeras datileras, franjas de papiros, islas bordeadas de bosques y lagunas cubiertas de nenúfares flotantes.
  • Pantano estacional: se inunda anualmente y se seca gradualmente con el inicio del verano. Consiste en llanuras aluviales abiertas, cubiertas de pastos durante el verano y anegadas en agua durante el invierno. En sus orillas crecen palmas reales, kigelias africanas, higueras y una variada vegetación de matorral.

Fauna del Delta del Okavango

canoa rio okavango 2
Peter Malsbury/iStock/Thinkstock

El cambio estacional en la región del Okavango provoca que haya un gran movimiento de animales. En la época húmeda, se alejan del delta para aprovechar los pastos que crecen en los alrededores. En cambio, en invierno regresan.

Entonces, pueden verse conviviendo en ese maravilloso ecosistema elefantes, búfalos africanos, hipopótamos, topis, ñus azules, jirafas, leones, guepardos, antílopes, cocodrilos del Nilo, hienas, rinocerontes negros y blancos, cebras y jabalíes, entre otros mamíferos.

Especialmente destaca el perro salvaje africano o lobo pintado, en peligro de extinción en el resto del continente. Sin embargo, acá sobrevive formando grandes manadas. En el delta también habitan más de 500 especies de aves y 85 especies de peces, entre las que se incluyen el pez tigre, la tilapia y el bagre.

Delta del Okavango, patrimonio de la humanidad

canoa rio okavango 3
piccaya/iStock/Thinkstock

La existencia de semejante edén en nuestro planeta llevó a la Unesco en 2014 a elegir el Delta del Okavango como patrimonio de la humanidad, pues es el lugar cuyas aguas transforman el hábitat del desierto de Kalahari en un paisaje de excepcional y rara belleza, creando un ecosistema con una gran diversidad de especies.

Como dato curioso, se trata de uno de los pocos sistemas de deltas interiores que no fluyen hacia un mar u océano, sino que al ramificarse tierra adentro origina un humedal donde plantas y animales nativos han aprendido a sincronizar sus ciclos biológicos de acuerdo con las estaciones anuales.

Según los científicos, el sitio constituye un ejemplo de la interacción entre los procesos climáticos, hidrológicos y biológicos que muestra la riqueza y el potencial biótico de este planeta. Por ello, preservarlo es una prioridad para nuestro mundo.

Otros patrimonios increíbles en África: