explora

El día en el que la Navidad fue más fuerte que la Primera Guerra Mundial

Wikimedia Commons

La Gran Guerra recién iniciaba cuando la Navidad comenzó a acercarse. Hasta entonces, los soldados llevaban solo unos meses al frente, casi todos con la esperanza de que terminara pronto. En este marco, se dio una historia digna de ser recordada

La tregua de Navidad

Wikimedia Commons

Este curioso evento es conocido como «tregua de Navidad». Durante ese 24 de diciembre, los soldados alemanes e ingleses suspendieron los enfrentamientos, de forma no oficial, en una muestra de humanidad.

Con la tregua en marcha, los soldados intercambiaron prisioneros, además de realizar ceremonias de entierro para sus compañeros fallecidos. Incluso, habrían armado partidos de fútbol amistosos entre ellos para distenderse. Además, también habrían intercambiado productos como comida, cigarros y whisky. 

¿Cómo se acordó la tregua? 

Wikimedia Commons

La tregua habría comenzado gracias a un intercambio de villancicos. Los soldados de ambos ejércitos habrían comenzado a cantar el famoso Noche de paz, cada uno en su propio idioma. Y la Noche de paz del villancico se convirtió finalmente en una noche de paz de verdad, cuando el enfrentamiento dio lugar a la calma. 

La calma, en determinadas zonas, se extendió incluso hasta el 1 de enero, una medida que no hizo felices a los comandantes de los ejércitos. No obstante, esto no se dio en todos los frentes; en muchos de ellos, los enfrentamientos continuaron con normalidad. 

En los años posteriores, el fenómeno no pudo repetirse debido a que los altos mandos militares dieron órdenes expresas para evitar todo tipo de confraternización con los enemigos, a medida que la guerra se fue haciendo más intensa. 

Esta historia de cómo el 24 de diciembre de 1914 la Navidad venció a la guerra nos demuestra que, incluso en una de las épocas más oscuras y violentas de nuestra historia, la bondad y humanidad pueden primar por sobre los intereses económicos de las grandes naciones en guerra. Y, en el fondo, nos brinda un atisbo más de esperanza