explora

Las personas ya nacemos con el miedo a las arañas y serpientes, según estudio

MiMaLeFi / Shutterstock

La aracnofobia o fobia a las arañas es probablemente una de las fobias que más extendida está en el mundo, al igual que la fobia a las serpientes, llamada ofidiofobia

Hasta ahora, los especialistas indicaban que se trataba simplemente de un miedo irracional, probablemente causado por nuestras vidas occidentales citadinas, pero un nuevo estudio parece indicar todo lo contrario. 

El miedo a las arañas y serpientes podría ser parte de la naturaleza humana

Liviu Zeican / Shutterstock

Para responder a la duda acerca de si el miedo a las arañas y las serpientes es un miedo aprendido de nuestras culturas o un miedo inherente a nuestra especie, un equipo de científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales de Alemania, tomó como prueba a varios bebés humanos, quienes aún no han estado suficiente tiempo con la sociedad como para ser influenciados por los miedos culturales que tenemos los adultos. 

Para tratar de probar a los valientes bebés, los especialistas les mostraron varias imágenes diferentes. En algunas de ellas solamente aparecían flores, frente a las cuales los bebés rieron alegremente. Pero todo cambió cuando las fotos de arañas y serpientes hicieron su aparición triunfal. Frente a las arañas y serpientes, los bebés se mostraron más tensos, con síntomas de miedo

Frente a las imágenes de serpientes y arañas, los bebés mostraron un aumento en los niveles de noradredalina. Las pupilas de los bebés se mostraron significativamente más grandes que frente a las fotos de flores. Si bien podemos llegar a pensar que se trataba solo de curiosidad, la dilatación de las pupilas es en realidad una clara señal de que el sistema nervioso autónomo está reaccionando. Los aumentos de noradredalina indican que los bebés se estaban preparando para luchar, aunque muchos de ellos aún no han aprendido a caminar. 

Más allá de los aspectos técnicos de este sádico experimento al borde de la ética científica, los resultados parecen ser claros: el ser humano nace con el miedo a las arañas y las serpientes, miedo que no tiene hacia las flores.

El miedo hacia las arañas fue el miedo ganador de las pruebas, haciendo que las pupilas se dilaten hasta 0,14 milímetros. La dilatación frente a las serpientes fue un poco menor, quedando relegado al segundo puesto. No obstante, ambas dilataciones fueron claramente más fuertes que los apenas 0,03 milímetros de dilatación frente a las flores.

La aracnofobia y la ofidiofobia son de origen evolutivo

Goran Bogicevic / Shutterstock

La neurocientífica Stefanie Hoehl, involucrada en la investigación, indicó que «el miedo a las serpientes y las arañas es de origen evolutivo». Hoehl señaló que, «similar a los primates, los mecanismos de nuestros cerebros nos permiten identificar objetos como arañas o serpientes para reaccionar a ellos rápidamente». 

Hoehl hace referencia al concepto de la evolución, mediante el cual la especie humana habría estado desarrollando mecanismos de defensa frente a los diferentes peligros que nos acechan con cautela. En los tiempos que corren, estos miedos pueden resultar un poco extraños, dado que no solemos cruzarnos con serpientes o arañas frecuentemente. Pero recordemos que nuestros antepasados no tuvieron la misma suerte. 

Los resultados de este estudio podrían cambiar incluso la forma en la que la psicología se enfrenta a estos miedos. Hasta ahora, los miedos a las serpientes o arañas eran considerados fobias o miedos irracionales. Incluso existen muchos especialistas que ofrecen terapias para curar esos miedos. Si esos miedos son efectivamente parte de la naturaleza humana, ¿realmente deben ser tratados o lo correcto es simplemente aceptarlos?

La próxima vez que sientas miedo al ver a una araña, recuerda que solamente se trata de una señal de nuestros antepasados, como si estuvieran junto a nosotros para advertirnos que las viscosas serpientes o las arañas peludas que tenemos en frente podrían ser venenosas

¿Qué opinas sobre este nuevo estudio? ¿Crees que realmente el miedo a las arañas y serpientes es un miedo natural o te sigue pareciendo que es un miedo cultural? 

Si te pareció interesante, también te recomiendo leer: