explora

Los calmantes más antiguos de la humanidad

Chombosan / Shutterstock

El dolor es insoportable si es que no se consigue controlarlo y en la historia de la medicina existen varios ejemplos del uso de calmantes analgésicos para tratar diferentes dolencias siendo efectivos y la base para los medicamentos para el dolor actuales.   

Opio y codeína

Las propiedades analgesicas y sedantes del opio 3
pete_flyer/istock/thinkstock

Los calmantes basados en opio y codeína, una sustancia extraída de la planta Papaver somniferum están entre los analgésicos más antiguos y utilizados en la historia incluyendo la actualidad.

Se cree que el opio como analgésico se utilizó por primer vez en la Antigua Mesopotamia 3400 años antes de la Era Común y otras culturas como la babilonia y luego los egipcios y persas la cultivaron con fines medicinales.

En el siglo XVI el opio entra en la historia moderna de la medicina tras estar prohibido por su efecto alucinógeno. Allí nacen fuertes calmantes como la morfina, codeína y más adelante hidrocodona y metadona entre otras que se siguen utilizando.

Acupuntura

como funciona la acupuntura 1
iStockphoto/Thinkstock

La acupuntura para aliviar el dolor es uno de los métodos que heredamos de la cultura China y que a diferencia del resto no incluye drogas, ya que funciona mediante la presión con agujas sobre puntos claves del cuerpo ofreciendo un efecto calmante.

Las primeras menciones de la acupuntura datan del siglo I a. E. C. y siguió utilizándose y mejorando tanto en usos como efectividad hasta el día de hoy.

Vino de Mandrágora

https://www.instagram.com/p/BZjzg5hgi87/ La mezcla de alcohol con alguna planta medicinal era un método analgésico bastante común en la historia de la medicina y la mandrágora extraída de la planta Mandragora autumnalis era utilizada para elaborar un tipo de vino que se utilizaba en cirugías.

Médicos de la civilización griega aprovechaban el vino de mandrágora para dormir a sus pacientes antes de una cirugía, siendo el primer tipo de anestesia general.

Ya para el siglo XIII un científico italiano creó una fórmula anestésica con mandrágora, opio y otras hierbas de su tipo, mojando una esponja en ella para luego hacer que el paciente la inhalara y quedase inconsciente antes de proceder a operar.

Cannabis

marihuana friendly en rafaela 1
labuda/istock

La cannabis sativa es utilizada hoy para controlar y tratar diferentes tipos de dolor, pero el uso de esta planta como calmante data del año 2900 a. E. C. siendo parte del arsenal de medicinas en la Antigua China.

En los milenios posteriores la cultura India y árabes aprovecharon el potencial analgésico de la cannabis para controlar el dolor y anestesiar a quienes iban a someterse a cirugías. Hoy los científicos reconocen la efectividad de la cannabis sativa como calmante y tratamiento para una gran cantidad de enfermedades llevando a que se legalice en diferentes lugares del mundo.

Compresión de la carótida

Las arterias carótidas se hallan a ambos lados del cuello siendo las encargadas de llevar sangre oxigenada al cerebro. Los romanos entendían su función y para calmar el dolor o dormir a alguien que requería una cirugía realizaban una maniobra sobre ella.

Médicos en la antigua Roma usaban la llamada compresión de la carótida presionando el pulgar sobre ella hasta que la persona queda inconsciente, efecto de corta duración pero suficiente para un tratamiento rápido.

A medida de que la ciencia y medicina avanzaban, científicos estudiaron el potencial de cada uno de los métodos para controlar el dolor creando drogas combinadas para potenciar así su efecto calmante para beneficio de toda la humanidad.