explora

El hotel que busca salvar a la selva tropical

La ciudad inca de Machu Picchu es considerada una de las maravillas del mundo, desde su redescubrimiento en 1911 y atrae a un millón de visitantes al año.

Dentro de las atracciones que ofrece la increíble ciudad, se encuentra Inkaterra Machu Picchu Pueblo Hotel, uno de los destinos de ecoturismo más antiguos y reconocidos de Perú.

Turismo y conservación

El hotel fue fundado en 1976 y se convirtió en la primera concesión privada del país para el turismo de selva tropical, con un enfoque de conservación.

En el hotel se conservan más de mil quinientas especies, 28 de las cuales fueron introducidas a la ciencia. Incluso solo en este año, se descubrieron tres nuevas orquídeas.

El hotel conecta a los turistas con la naturaleza, ayudándolos a valorar la importancia de la conservación y de las prácticas sostenibles.

Una iniciativa ejemplar

La conservación de Inkaterra no se basa solo en el crecimiento de la flora y la fauna, su dueño José Koechlin ha expresado su interés en restaurar y proteger dos corredores ecológicos.

Incluso, ha comenzado a probar nuevas técnicas de minería profunda en su propia tierra, con el objetivo de animar a los lugareños a renunciar a prácticas destructivas de minería poco profunda, apoyando a alternativas más rentables y sostenibles.

Para el dueño del hotel las alternativas sostenibles son muy necesarias: «Necesitamos un buen futuro para la naturaleza y para los humanos».

El hotel es un santuario para las especies nativas y una propuesta que busca conservar la selva tropical y mejorar la calidad de vida de los habitantes. ¿Lo conocías?