explora

El misterio de Jack el Destripador está a punto de ser resuelto

1024px mr and mrs maybrick
The Graphic/Wikimedia Commons

Jack el destripador sigue siendo uno de los asesinos más famosos de todos los tiempos, pero nadie sabe cómo se ve. Lo único que sabemos de él (aparte de sus horribles crímenes) es que, según los policías, sabía algo de medicina y que escribía cartas a los medios.

La amplia cobertura que recibió lo convirtió en una leyenda con personas que siguen obsesivamente su caso incluso después de 129 años. En todo este tiempo los investigadores (profesionales y amateurs) pensaron en decenas de sospechosos y ahora parece que hay uno confirmado.

En 1992 un comerciante de Liverpool, Michael Barret, descubrió el diario de James Maybrick, un acaudalado comerciante de algodón, en el que confesaba los crímenes. En el libro explica que empezó a asesinar mujeres porque la infidelidad de su mujer lo llevó hacia la locura y cuenta en detalle los asesinatos de sus víctimas más famosas: Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes, y Mary Jane Kelly, más un nuevo asesinato en Manchester.

Era una nueva adición al folclore del Destripador y, por un tiempo lo tomaron como ciencia cierta, pero había algunas cosas que no encajaban del todo. Mike Barret dijo que un amigo, Tony Devereux, se lo había regalado en un pub llamado Saddle Inn, pero eso nunca se pudo confirmar porque Devereux murió de un ataque cardíaco días después de que saliera la noticia. Por otra parte, el diario nunca menciona el nombre de Maybrick.

Todo eso llevó a que algunos medios cuestionaran su autenticidad y en 1995 hasta el mismo Barret confesó haber falsificado el diario, solo para retractarse más tarde. Durante años el «Diario de Jack el Destripador» fue objeto de discusión de los amantes de las teorías conspirativas y académicos por igual.

Sin embargo, un grupo de investigadores liderado por Bruce Robinson, el director de cine, descubrió que el diario de Maybrick es real. Según el nuevo libro de Robinson, They All Love Jack: Busting the Ripper, el controversial diario fue en realidad hallado en la casa de Maybrick en Liverpool, pero Barret nunca lo mencionó por miedo a las represalias.

¿Cómo llegó el libro a las manos de Barret?

shutterstock 503446270
frankie's/Shutterstock

Mike Barret siempre soñó con ser escritor, pero no logró más que escribir puzzles en revistas para niños. Sin embargo, eso no evitaba que se pasara alardeando que era un autor en el Saddle Inn, pub que también solía visitar Eddie Lyons.

Lyons era uno de los tres electricistas que estaban trabajando en Battlecrease House, la enorme mansión que alguna vez fue del señor Maybrick. Un día encontraron, debajo de las tablas del piso, un viejo diario de un hombre que clamaba ser el asesino más famoso de la historia, pensaron enseguida en la persona que podría ayudarlos a vendérselo a una editorial: Barret.

Así que, según Robinson, con el origen del libro resuelto todo lo demás cae en su lugar. Los datos sobre los asesinatos parecen veraces y la actividad de Jack el destripador cesó un año antes de la muerte de Maybrick.

Todo parece indicar que el misterio está por llegar a su final, o por lo menos que los fanáticos de Jack el destripador van a tener una nueva pista para entretenerse por los siguientes 100 años.