explora

¿Por qué la gente cubre sus tatuajes cuando viaja a Asia?

hombre japones tatuado ilustracion
Kusakabe Kimbei/Baron Raimund von Stillfried

"Te quiero y, como te quiero, no quiero verte". Sabias palabras del papá de Nemo hacia Dory que describen la relación de amor-odio que tiene Asia con los tatuajes.

Estas modificaciones corporales tienen una tradición ancestral en tierras asiáticas. Cuando pensamos en tatuajes, el estilo japonés es uno de los primeros que llegan a nuestra cabeza. Aun así, los tatuajes siguen siendo un tabú allá, y uno grande.

En este artículo utilizaremos a Japón, China y Corea para ejemplificar algunas de las diferentes posturas que existen en este continente respecto a los tatuajes. ¡Acompáñanos a verlas!

Los tatuajes en China

Las momias más antiguas con tatuajes que se han encontrado en Asia estaban en China y son del año 2,000 antes de Cristo. ¡Son más viejos que Matusalén! Se cree que la mayoría de los tatuajes que portaban estos cuerpos cumplían un objetivo más decorativo que religioso.

Cuando Marco Polo visitó China entre 1254 y 1324, encontró que había muchos aficionados al tatuaje en esa región. Es más, hasta se enteró que había personas que viajaban desde la India y otros países para ser tatuados por los artistas chinos de Quanzhou. Imagínate: échate una travesía a caballo de un país a otro por una pieza. Eso sí que era compromiso.

A pesar de la buena reputación que tenían los tatuajes de China, esta práctica es poco popular ahí. Esclavos y prisioneros solían ser marcados para identificarlos, por lo que entre la población china perduró la noción de que los tatuajes arruinaban a las personas.

Otro uso menos común que se le dio a los tatuajes en China lo podemos ver en la tribu Dulong. Las mujeres de esta comunidad se tatuaban los rostros para parecer menos atractivas y así evitar que los invasores las capturaran y violaran durante un ataque. Hasta la fecha, las Dulong siguen haciendo esto, pero sólo por tradición. Entre la tribu Dai los tatuajes son considerados bellos en las mujeres y como símbolos de virilidad entre los hombres.

Tal vez fue gracias a estos antecedentes positivos que la percepción de los tatuajes en China ha cambiado de manera drástica en los últimos 10 años. Cada vez se abren más locales, en parte debido a la influencia de celebridades y deportistas. La industria del tatuaje encontró en China otra tierra más para prosperar.

Te invitamos a leer: Entrevista al tatuador mexicano Andrés Iván Anguiano Delgado

Los tatuajes en Japón

La primera referencia escrita que encontramos del uso de tatuajes en Japón es del 297 antes de Cristo (aunque existen figuras de arcilla con adornos tipo tatuaje desde el 3,000 a.C.). En ese tiempo uno de los tatuajes más populares para hacerse era: un traje completo. Casual, algo tranquilo como un infinito en la muñeca.

También era común que las personas que tuvieran trabajos peligrosos se realizaran tatuajes como amuletos de la buena suerte.

El mayor prejuicio que tiene Japón en contra de los tatuajes fue debido a la mafia Yakuza, quienes entre 1603 y 1868 también solían estar tatuados de cuerpo completo. La atención negativa que reciben los tatuados en Japón es notable. Si traes tatuajes visibles en un gimnasio o alberca, no sería extraño que te pidieran que te retires. ¡Incluso siendo turista!

Es comprensible que la sociedad japonesa tenga esa impresión de los tatuajes cuando eran un emblema de un grupo tan poderoso como la temible mafia Yakuza. Pero no deja de ser irónico (y triste) cómo una cultura con un estilo de tatuaje reconocido en todo el mundo vea con tan malos ojos esta modificación corporal.

Los tatuajes en Corea

El origen de los tatuajes en Corea es similar a la de Japón: se utilizaban como amuletos o como un castigo para humillar a los delincuentes.

En el presente, no es legal tatuarse en Corea. Ojo, esto no necesariamente quiere decir que los tatuajes sean ilegales, mejor dicho, no están regulados. Los tatuadores no pueden certificarse de ninguna manera en este país, lo cual puede resultar en locales que no sigan los procedimientos adecuados de salud e higiene.

Por supuesto que los coreanos se tatúan (muchas celebridades de allá lo están y no es ningún secreto), pero los locales suelen estar medio escondidos, sin anuncios brillantes en la calle. Es por esto que hasta existen tatuadores a domicilio.

Esta situación nos recuerda a una mentalidad tipo: "Si no lo veo, no existe". ¿O tú qué opinas?

A pesar de las dificultades que enfrentan en su día a día las personas tatuadas, es innegable la creciente popularidad de esta forma de expresión, sobre todo entre las nuevas generaciones. 

Los tatuajes llegaron hace 4 mil o 5 mil años y si no han desaparecido en todo este tiempo, es poco probable que lo hagan. Al final, Marlin aprendió a vivir con Dory y hasta lo disfrutó más de lo que imaginó. ¿Por qué no le damos esa misma oportunidad a los tatuajes?

Te recomendamos: 7 interesantes y curiosos datos sobre los tatuajes que seguro no conocías