explora

7 maravillas del mundo subacuático que te darán ganas de bucear

En el mundo hay lugares espectaculares que dejan a todos con la boca abierta ya sea por subelleza o riqueza cultural, pero no todos ellos son visibles fácilmente.

Si te gusta bucear, queremos recomendarte siete maravillas subacuáticas que puedes disfrutar si es que te sumerges en el mar o lagos que los cobijan.

7. Gran Barrera de Coral, Australia

Mira las increibles fotografias submarinas de la gran barrera de coral que lanzo Google 111
pnup65/iStock/Thinkstock

Toda persona que ama bucear sueña con sumergirse en las costas australianas y disfrutar de la Gran Barrera de Coral, la mayor reserva de estos seres vivos muy coloridos y que además es uno de los ecosistemas más completos del planeta.

Si quieres tener la experiencia de ver con tus propios ojos el Gran Arrecife de Coral compra ya tus pasajes a Australia, ya que el cambio climático está afectando seriamente a esta maravilla de la naturaleza que ya muestra señales de desgaste.

6. Restos de barcos y submarinos de la II Guerra Mundial, Micronesia

Si lo tuyo es la historia y especialmente la Segunda Guerra Mundial, bucear en la laguna Chuuk será una excelente forma de acercarte a ella, ya que allí está el mayor cementerio de barcos y submarinos hundidos durante dicho conflicto bélico.

La laguna Chuuk era el lugar elegido por los japoneses para almacenar sus naves de guerra, pero fue atacada por el ejército de los Estados Unidos en una batalla realmente sangrienta y en el fondo de sus aguas puedes recorrer losvestigios que quedaron en este sitio histórico para la posteridad.

5. Ciudad León, China

¿Una ciudad bajo el agua? La ciudad León, también conocida como Shi Cheng, es una urbe bajo las aguas del lago Quiandao que quedó sumergida tras la construcción de una represa.

Los visitantes pueden bucear entre los restos de la ciudad León, cuya construcción data desde el siglo I después de la Era Común, allí puedes vercasas, muros, monumentos y decoraciones tradicionales de las Dinastías Hang, Ming y Qing.

4. Museo submarino Musa, México

Cancún, en la Riviera Maya de México, es famoso por sus playas y ruinas arqueológicas, pero allí también se halla un museo muy especial ya que está sumergido en las aguas del mar Caribe y para disfrutar de las obras de arte que allí se exhiben es necesario bucear.

El Museo Subacuático de Arte (MUSA) cuenta con más de 500 esculturas en tamaño real las cuales se mezclan con la rica flora y fauna de la zona para una experiencia única en el mundo.

3. Parque Green Lake, Austria

¿Ganas de ir a pasear el parque? En Austria esto puede requerir equipo de buceo, ya que a los pies de la montaña Hochschwab se haya el Lago Verde, que en invierno no tiene agua y sirve como un parque con bancas, senderos y otras amenidades.

En verano y producto del deshielo, el parque se inunda por completo quedando al fondo del Lago Verde austriaco, una maravilla bastante curiosa y que se puedevisitar buceando.

2. Ríos subacuáticos Cenote Angelita, México

Imagina un río al fondo del mar, este existe y se llama Cenote Angelita ubicado en la costa cerca de Tulum en la Riviera Maya Mexicana.

Este río subacuático y al que se puede acceder buceando posee su propia vegetación y su existencia se debe a la corriente que se crea al chocar el agua salada con el agua dulce, generando una reacción química que da ese movimiento tan propio de los ríos.

1. Gran Agujero Azul, Belice

Descubriendo la belleza de Belice 5 0
Top Photo Group/Thinkstock

El Gran Agujero Azul es una especie de pozo con cavernas que se forma al medio de las aguas del mar caribe a cien kilómetros de las costas de Belice, siendo el más grande y profundo en su tipo.

Con una superficie de 300 metros de ancho y una profundidad de 123 metros es una maravilla con diferentes formaciones geológicas y arrecifes de corales para una experiencia única de buceo, no por nada es considerado Patrimonio de la Humanidad según la Unesco.

Siete destinos que todo fanático del buceo y de los tesoros sumergidos necesita conocer, algunos creados por la naturaleza otros por el ser humano, pero igualmente maravillosos.