explora

El aterrador y cruel método utilizado por los antiguos griegos para escoger un cachorro y nombrarlo

antigua grecia   guerreros hoplitas   espartanos
Niko978 / Vía: Flickr

Podemos decir muchas cosas buenas de la antigua civilización griega, una de las más importantes de la historia, tanto por su riqueza cultural como por sus inmensos aportes a la humanidad. Básicamente, los griegos pensaron y configuraron la realidad de Occidente tal como hoy la concebimos.

No obstante, entre tantos otros, hay un reproche que hacerle a los antiguos griegos, ya que tenían algunas costumbres realmente crueles. Como la que veremos en esta ocasión, que pondría los pelos de punta a los defensores de los animales. Hoy te contamos cómo hacían para escoger cachorros y ponerles un nombre.

La cruel forma en que los antiguos griegos escogían a sus mascotas

10 comportamientos normales de los cachorros 9
GlobalP/iStock/Thinkstock

El tener mascotas no es algo moderno, las civilizaciones antiguas también veían en los animales no humanos una forma de compañía más allá de su uso para labores productivas, algo que también se daba entre los antiguos griegos. Dentro de las deidades y espiritualidades de la Grecia antigua, los perros estaban muy presentes y el tener uno era importante. Por eso los griegos se tomaban muy en serio el proceso de escoger un cachorro.

¿Cómo elegían un cachorro entre la camada? Fácil, los antiguos griegos tenían una forma efectiva pero cruel de hacerlo, ya que confiaban en que la madre sabía cuál era el mejor y lo salvaría primero en caso de peligro. Para ello tomaban a los cachorros y los dejaban en el suelo, creando un círculo alrededor de ellos y utilizando combustible le prendían fuego. La perra como toda buena madre iría en rescate de sus hijos.

Los griegos confiaban en que la perra rescataría a los cachorros en orden, tomando primero a los mejores y dejando a los más débiles para el final, los que muchas veces no lograban ser salvados, por lo que morían quemados. Por supuesto el cachorro que fue salvado primero era el más cotizado y el valor de los perritos iba según el orden de rescate.

A la hora de ponerle nombre a su nueva mascota, los antiguos griegos utilizaban palabras cortas relacionadas a virtudes ya sean de carácter, comportamiento o apariencia física que ellos consideraban importantes.

Podemos condenar la forma utilizada por esta antigua civilización para escoger la mejor mascota, pero ellos confiaban en la sabiduría de los animales en diferentes aspectos de la vida, incluso Sócrates decía que los perros eran verdaderos filósofos con un gran amor por el aprendizaje.