explora

La armada de Brasil prohibió las visitas a esta isla por ser demasiado peligrosa

isla cobras 2
Nat Geo WILD/Youtube

La isla de la Quemada GrandeIlha da Queimada Grande, en portugués, es una isla que se encuentra cerca de la costa de Brasil, en el estado de San Pablo. La misma tiene 430 mil metros cuadrados y en ella viven las víboras más venenosas del mundo.

Por esta razón se la conoce como isla de las Cobras. Según especialistas, la isla cuenta con la mayor densidad de serpientes venenosas en el planeta, alcanzando la cantidad de una serpiente por metro cuadrado

Sin embargo, la población en la isla disminuyó en más de un 15 % y está listada como una de las especies en peligro de extinción por la IUCN, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. 

En la isla hay una sola especie de serpiente que pertenece al género Bothrops insularisy se encuentran en extinción porque por un lado solo habitan en dicha región y por otro, son muy valiosas para el mercado negro de serpientes.

Bothrops insularis, la serpiente más venenosa del mundo

Esta isla es el único lugar en la Tierra donde se encuentra este género de víboras.

Según una teoría, la isla se separó de Brasil hace 11 mil años cuando el nivel del mar aumentó considerablemente. Es entonces que las serpientes se encontraron aisladas y con pocas opciones de presas para alimentarse, a excepción de los pájaros migratorios.

Sin embargo, el veneno de estas víboras demoraba mucho tiempo en actuar entonces los pájaros atacados se alejaban y cuando el veneno actuaba se encontraban ya lejos. Por esta razón, el veneno en las víboras evolucionó hacia un veneno extremadamente fuerte que ahora es capaz de matar a cualquier presa inmediatamente

De hecho, su veneno es cinco veces más potente que en otras serpientes. Y en el ser humano, el veneno genera un efecto muy extremo: es capaz de derretir la carne humana

La prohibición del acceso a la isla

isla cobras 3
Nat Geo WILD/Youtube

Debido al peligro al cual se enfrentan las personas que acuden a la isla, la milicia brasilera prohibió el acceso de civiles a la isla. En ocasiones, algunos científicos tienen permiso de entrar para estudiar a las víboras y la marina brasilera la visita para su control. 

A pesar de los prohibiciones, muchos cazadores acuden a la isla de modo ilegal para capturar víboras y venderlas a un precio que alcanza los 30 mil dolares en el mercado negro.

Te recomendamos a continuación: