mujer

Dar amor cuando tus hijos hacen berrinche también es educar: la ciencia lo explica

hijo dandole beso a mama
jacoblund/ Getty Images

Comúnmente se cree que al ser afectuoso con tus hijos en vez de regañarlos los estás mal criando, pero esto no es cierto.

El afecto y el contacto físico hacen sentir a aquellos que los reciben más tranquilos y más calmados. Si son importantes para los adultos, lo lógico sería pensar que también lo son para los niños.

mama e hija felices
Ridofranz/ Getty Images

Los abrazos son necesarios desde que los hijos son bebés, ya que no sólo ayudan a establecer una relación con los padres, sino que tienen beneficios en la salud.

De acuerdo a un estudio publicado por Stanford, el contacto físico con un bebé puede mejorar los patrones de sueño, promover su comodidad, relajar y mejorar sus funciones neuronales. En orfanatos europeos se observó que los bebés que no tienen contacto físico tienen problemas con su desarrollo cognitivo.

mama abrazando bebe
FatCamera/ Getty Images

Además, según una investigación publicada en 1994, los niños que carecen de contacto físico puede dejar de crecer correctamente.

Todo esto se debe a la oxitocina, también llamada hormona del amor. Esta hormona es importante para la conexión entre mamá e hijo y la creación de lazos sociales, pero también puede mejorar el sistema inmune, haciendo que tu hijo esté más sano, y puede aumentar las hormonas del crecimiento.

mama e hija abrazandose
VioletaStoimenova/ Getty Images

La oxitocina también puede ayudar a aliviar el estrés, por lo que abrazar y consolar sirve cuando el niño está teniendo un berrinche.

Esto no quiere decir que le digas que sí a todo, sino calmarlo y enseñarlo a lidiar con sus emociones. Es común que cuando se regañe a un infante, este no entienda a qué se debe y sólo se estrese más.

mama abrazando nina llorando
rollover/ Getty Images

Los niños pequeños no tienen un sistema nervioso lo suficientemente maduro como para regular sus emociones, es por esto que es importante no dejar que lloren hasta que se agoten, es mejor consolarlos y apoyarlos.

El cariño es importante para su salud mental. De acuerdo a un estudio de 2013, recibir menos afecto durante el crecimiento puede aumentar el estrés y con ello impactar la salud mental de un niño, ocasionando que de grande pueda tener depresión y le cueste relacionarse con la gente.

nino llorando 0
Juanmonino/ Getty Images

Una investigación que siguió a 500 niños hasta sus 30 años, encontró que aquellos que crecieron con madres afectivas tienen menos ansiedad y una mayor inteligencia emocional.

Es importante aprender a reconocer las emociones de los niños para poder estar en contacto con ellas y que ellos las entiendan.

mama abrazando nina riendo
Morsa Images/ Getty Images

Ahora ya sabes el poder que tiene abrazar a tus pequeños, siempre con respeto y enseñando sobre el consentimiento. Cuéntanos si ya sabías esto y si lo aplicas con tus hijos.

Disfruta de una caricatura clásica en compañía de tus hijos:

También te puede interesar: