Mentirle a un niño es una de las peores cosas que puedes hacer y hay una razón psicológica

nina triste regano mama shutterstock
Yuganov Konstantin vía Shutterstock

Las vivencias de la niñez tienen un gran impacto en la vida adulta, más de lo que imaginamos.

Es muy común que los padres u otros adultos (como familiares o profesores) digan mentiras "inocentes" a los pequeños, con el fin de tranquilizarlos o evitar un berrinche. Sin embargo, los expertos indican que hacerlo podría ser perjudicial.

berrinche hijo papa consuelo
VGstockstudio/Shutterstock

¿Por qué no se debe mentir a los niños?

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Nanyang Technological, ubicada en Singapur, reveló que los niños a los que les mintió durante su infancia, presentaron más problemas para adaptarse a la vida adulta.

Además, era más probable que le mintieran a sus padres conforme iban creciendo, e incluso tenían más probabilidad de desarrollar malas conductas.

nino pequeno llorando en cama shutterstock 619356281
LeManna vía Shutterstock

Para llegar a estos resultados, los investigadores entrevistaron a 379 adultos jóvenes originarios de Singapur, y se les pidió que respondieran a tres interrogantes.

La primera, si sus padres les mentían cuando eran niños en temas como la comida, mala conducta o gastar dinero. Por ejemplo, que les dijeran «hoy no traigo dinero, tendremos que volver otro día» para no comprarles algo que deseaban.

regano mama shutterstock 1214488786
fizkes vía Shutterstock

La segunda pregunta es qué tanto le mentían a sus padres siendo ya adultos y cuales eran las mentiras. Por último, les realizaron un cuestionario que ayudó a conocer aspectos psicológicos, como su tendencia a comportarse de forma egoísta e impulsiva.

Fue así que se descubrió que aquellas personas a los que les mentían cuando eran niños, tenían una mayor tendencia a engañar a sus padres siendo adultos.

discusion madre e hija shutterstock
VGstockstudio vía Shutterstock

Además, tenían una mayor dificultad para adaptarse a la sociedad y para enfrentarse a retos psicológicos. Muchos también presentaron problemas de conducta y una personalidad egoísta y manipuladora.

Los investigadores también encontraron que las mentiras que tenían mayores consecuencias, eran aquellas que tenían una carga negativa, como decirle a los pequeños que si no obedecen los van a abandonar.

depresion adolescente
Dragana Gordic vía Shutterstock

Los expertos recomiendan no decirles mentiras a los niños, por más inocentes que parezcan, pues eventualmente se darán cuenta y eso afectará su desarrollo y su percepción hacia los demás.

Las mentiras pueden ser una manera efectiva y rápida para que los pequeños obedezcan, en especial cuando existe una situación que es difícil de explicar. Pero al hacerlo, se les enseña a los niños que las mentiras no son del todo incorrectas, lo que provocará que ellos mientan con más facilidad.

shutterstock 1407481472
fizkes vía Shutterstock

Lo mejor es tratar de explicarles a los niños las cosas como son, en un lenguaje que ellos puedan entender. Así, su salud emocional y psicológica se verá beneficiada.

Sigue leyendo: