¿Por qué el vientre de las embarazadas a veces se siente más duro? (No es tu imaginación)

98124353
iStockphoto/Thinkstock

El embarazo es un extraordinario proceso que transforma la vida de las mujeres en todos los aspectos. Desde el lado emocional y psicológico, hasta el siempre notorio cambio físico. El crecimiento de la pancita es sin duda una de las transformaciones más evidentes .

Phil Jones/Shutterstock

Mes con mes tu bebé crece dentro de tu vientre y junto a él, tu pancita comienza a mostrarnos el increíble poder de la vida. Cada mamá es diferente y cada una presenta un crecimiento diferente de su cuerpo.

Sin embargo, muchas mamás sienten que su vientre se pone muy duro en algunos momentos de la gestación. Esto sucede debido a que la mujer está experimentando contracciones de Braxton-Hicks.

mujer embarazada sentada mirando su pancita
Ruslan Iefremov / Shutterstock

Contracciones de Braxton-Hicks

De acuerdo con la Asociación Americana de Embarazo, las contracciones de Braxton-Hicks suceden cuando los músculos del útero se tensan durante 30 a 60 segundos, aunque en algunos casos pueden ser hasta dos minutos. En otras palabras, sientes contracciones leves que provocan una tensión ligera en tu abdomen.

De acuerdo con expertos de Mayo Clinic, este tipo de contracciones se pueden presentar durante el segundo y tercer trimestre de embarazo, y no todas las mujeres embarazadas las experimentan.

mujer embarazada5
Syda Productions via Shutterstock

¿Qué causa las contracciones de Braxton-Hicks?

Realmente no existe una causa principal que provoque estas contracciones. No obstante, se cree que ayudan a tonificar el músculo uterino y promueven el flujo de sangre a la placenta.

De hecho, estas contracciones son conocidas como 'contracciones de práctica' o 'falsas contracciones', ya que no son contracciones de parto como tal, sino una forma en la que tu cuerpo prepara el útero para el gran momento de dar a luz.

mujer embarazada manos
Nastyaofly vía Shutterstock

Factores que favorecen las contracciones de Braxton-Hicks

Normalmente, las 'falsas contracciones' se desencadenan por las siguientes situaciones:

  • Si eres una mamá muy activa.
  • Si tu vejiga está llena.
  • Después de tener relaciones sexuales y/o después del orgasmo.
  • Si estás deshidratada.
  • Si tu bebé se mueve mucho.
  • Cuando alguien toca tu pancita.
  • Si tuviste un día con mucho movimiento.
sexo sangrado embarazo 2 0
Pekic/iStock

¿Qué hago si presento estas contracciones?

A diferencia de las verdaderas contracciones, las de Braxton-Hicks son cortas y no producen dolor, aunque sí son incómodas.

En caso de que te resulten muy desagradables y te dificulten realizar tus actividades, puedes tomar agua para hidratarte, disfrutar de un baño caliente, recostarte y cambiar constantemente de posición.

mujer embarazada relajada vestida de blanco
Wavebreakmedia vía Shutterstock

Aunque pueden resultar algo molestas, las contracciones de Braxton-Hicks no son motivo de alarma, a menos que presentes algunas de estas señales:

  • Dolor que aumenta con cada contracción
  • Sangrado
  • Flujo anormal
  • Calambres
  • Dolor en la espalada, de manera prolongada

En este caso, es probable que no se trate de las 'falsas contracciones falsas', sino de señales que indican el inicio de trabajo de parto y debes contactar a tu médico de inmediato.

También te puede interesar: