mujer

La contaminación del aire afecta a tu bebé aún cuando está dentro tu vientre y así puedes evitarlo

shutterstock 725985034
Dasha Petrenko / Shutterstock

Durante el embarazo, las futuras mamás procuramos un sin fin de medidas para que el desarrollo y la llegada del bebé se den lo mejor posible. Desde hablarle a nuestro pequeño mientras está en el vientre, hasta tomar clases de lactancia para estar 100% preparadas para este increíble proceso.

No obstante, existen cosas fuera de nuestro control que pueden influir en el desarrollo del bebé e incluso resultar perjudiciales para su salud. Una de ellas es la contaminación del aire.

shutterstock 696434230
KAMONRAT / Shutterstock

Contaminación y embarazo

La contaminación se ha convertido en un rasgo característico de la actualidad. Contingencias ambientales y demás alertas por los altos niveles de partículas contaminantes en el aire se han coronado como los titulares principales del día a día.

Aunque sabemos que la mala calidad del aire que respiramos, principalmente en las grandes metrópolis, nos puede causar enfermedades en vías respiratorias, confiamos en que nuestros bebés no se verán directamente afectados mientras estén protegidos en el útero. ¡Pero no es así!

ingri
Por Blue Planet Studio

Desafortunadamente, recientes estudios han demostrado que el impacto de la contaminación puede ser más intenso en un bebé que aún se encuentra en el vientre, que en la misma mamá. Esto se debe a los graves daños que pueden provocar las partículas PM2.5

#1 Incremento en el riesgo de padecer enfermedades respiratorias y cáncer

Un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México evidenció que el vientre materno y la placenta no protegen a los bebés de la exposición a partículas contaminantes PM2.5.

Este tipo de partículas ultrafinas (menores a 2.5 micras) son especialmente dañinas para la salud humana. Penetran hasta los pulmones, se alojan ahí y muchas de las sustancias que las componen se disuelven en la sangre y se distribuyen por todos los órganos, llegando de esta forma hasta la placenta del bebé.

De acuerdo a este estudio, los compuestos contaminantes de las partículas PM2.5 pueden afectar el ADN del bebé, de tal forma que incluso pueden incrementar el riesgo de padecer enfermedades respiratorias, así como daños en las células que a la larga pueden provocar cáncer.

mujer embarazada sentada mirando su pancita
Ruslan Iefremov / Shutterstock

#2 Probabilidad de ser un bebé prematuro

La Universidad de York y el Instituto del Medio Ambiente de Estocolmo realizaron una investigación donde demostraron que aproximadamente 2.7 millones de nacimientos prematuros en todo el mundo (alrededor del 18% de todos los nacimientos prematuros registrados) se asociaron con la exposición de la mamá a aire contaminado, principalmente de partículasPM2.5.

embarazada tercer trimestre
10 FACE vía Shutterstock

#3 Incremento en el riesgo de desarrollar autismo

Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que las mujeres expuestas a una alta contaminación por partículas PM2.5 durante el tercer trimestre de su embarazo tienen el doble de probabilidad de tener un hijo con autismo.

shutterstock 1069258760
Ae Cherayut/Shutterstock

Medidas de prevención

Entre las medidas que puedes llevar a cabo para evitar respirar este tipo de partículas, en la manera de lo posible, es estar al pendiente de los reportes de los niveles de contaminación de la ciudad donde vives y evitar los exteriores cuando la calidad del aire sea mala.

Asimismo, puedes prestar atención al aire de los espacios interiores donde te desenvuelves. Los purificadores de aire son excelentes para crear un ambiente más saludable libre de humo, alérgenos (partículas que producen alergias) y demás gérmenes del ambiente. Las plantas purificadoras también son una excelente opción para potenciar un aire más limpio.

shutterstock 622784441
Natalia Deriabina/Shutterstock

También te puede interesar: