El insomnio no es el único trastorno del sueño que los niños pueden padecer: 6 problemas más

shutterstock 1087145651
Zdan Ivan / Shutterstock.com

El descanso y sueño de nuestros pequeños siempre será una prioridad para nosotros como padres. Por ello, procuramos saber cuántas horas deben dormir de acuerdo a su edad e incluso nos volvemos conocedores de ciertas técnicas que nos ayudan a hacer la hora de ir a la cama mucho más sencilla y divertida.

Entre la información que debemos conocer sobre el sueño de nuestros hijos se encuentran los trastornos de sueño, como insomnio, apnea del sueño, terrores nocturnos, pesadillas, síndrome de las piernas inquietas, sonambulismo, etc.

shutterstock 453948301
Africa Studio / Shutterstock.com

#1 Insomnio

Un niño padece insomnio cuando le resulta difícil conciliar el sueño y permanecer dormido, así como cuando le es complicado volver a dormirse después de despertarse por la noche.

Normalmente, las causas del insomnio están relacionadas con ansiedad, depresión o estrés que está afectando a tu pequeño.

Sintomas en los ninos que no debes ignorar 5
renata osinska/istock/Thinkstock

En general, una buena rutina antes de ir a dormir y buenos hábitos de sueño, como establecer y respetar la hora para ir a la cama y no ocupar dispositivos electrónicos cercanos a la hora de dormir, pueden ayudar a combatir el sueño.

shutterstock 1096585439
Evgeny Atamanenko / Shutterstock.com

#2 Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son más intensos y profundos que una pesadilla. Ocurren durante el sueño no REM, a diferencia de las pesadillas que suceden en la fase REM (fase de movimientos oculares rápidos, por sus siglas en inglés).

Los terrores nocturnos realmente no son un sueño, sino más bien un miedo súbito que experimenta el niño durante el cambio de una fase de sueño a otra.

shutterstock 735803326
EKramar / Shutterstock.com

Este trastorno del sueño provoca que los niños se levantes repentinamente de una manera muy explosiva: agitados, confundidos, con miedo, llanto y gritos sin control. En realidad, los pequeños no están realmente despiertos y generalmente no recuerdan dicho episodio a la mañana siguiente.

Los terrores nocturnos no tienen un tratamiento como tal. No obstante, puedes reducir la probabilidad de que sucedan con una rutina para dormir simple y relajante, un dormitorio libre de distractores como televisión o dispositivos electrónico,así como con ciertas acciones que ayuden a disminuir el estrés al que está sometido tu hijo.

shutterstock 504740302
Evgeny Atamanenko / Shutterstock.com

#3 Sonambulismo

Los niños que padecen sonambulismo caminan dormidos y se mueven por todo el dormitorio o la casa durante algún episodio de sueño profundo.

El sonambulismo puede ser heredado. No obstante, para muchos niños también se trata de una condición relacionada con una etapa de desarrollo, por lo que después de un tiempo desaparece. Asimismo, no disfrutar de un buen descanso, tener horas de sueño irregulares y estar sometido a mucho estrés pueden ocasionar este trastorno.

shutterstock 793791670
Elvira Koneva / Shutterstock.com

En general, el sonambulismo no necesita tratamiento, excepto si los episodios son muy frecuentes o existe el riesgo de que el niño se lastime.

Puedes tomar ciertas medidas de prevención que te ayuden a saber cuando tu hijo se despierta y empieza a caminar dormido. Por ejemplo, bloquear ventanas y puertas para que no intente salir por ellas, poner campanas, cascabeles o algún tipo de alarma en las puertas que te alerte cuando el trastorno se manifieste.

shutterstock 429639622
Yuganov Konstantin / Shutterstock.com

#4 Pesadillas

Las pesadillas son sueños llenos de angustia y miedo que suelen despertar a tu pequeño. En ocasiones, incluso pueden impedir que concilie de nuevo el sueño, debido al terror que le provocaron.

En general, las pesadillas son comunes durante la infancia. A diferencia de los terrores nocturnos, tu hijo sí puede recordar el desagradable sueño a la mañana siguiente. Las pesadillas ocurren en la etapa de sueño REM, en esta etapa los sueños normales también se manifiestan.

shutterstock 563720932
Yuganov Konstantin / Shutterstock.com

En un niño, el sueño REM puede ser mucho más intenso que en un adulto. Además, su imaginación es mucho más vívida y su poco conocimiento del mundo puede hacerlo crear criaturas y escenarios fuera de la realidad, que lo llenen de miedo.

Las pesadillas suelen ser parte del crecimiento de los niños. En caso de que tu pequeño experimente este tipo de sueños desagradables, tu papel como papá es tranquilizarlo, consolarlo y explicarle de la mejor manera que sólo fue un mal sueño.

shutterstock 719138752
Rawpixel.com / Shutterstock.com

#5 Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

El síndrome de las piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés) causa sensaciones extrañas en las piernas de tu pequeño. Normalmente, dichas sensaciones aparecen cuando las piernas están en reposo o cuando el niño está listo para dormir.

Este trastorno de movimiento dificulta conciliar el sueño y provoca que quieran mover las piernas e incluso levantarse de la cama para caminar. Con frecuencia, este mal se soluciona con cambios en el estilo de vida y en los hábitos para dormir.

shutterstock 449079511
Africa Studio / Shutterstock.com

#6 Apnea de sueño

La apnea de sueño es un problema respiratorio mientras se duerme. Los síntomas de este trastorno son realmente sencillos de identificar. Por ejemplo: ronquidos fuertes, respiración ruidosa, un mayor esfuerzo por respirar, no respirar constantemente y presentar episodios en los que se deja de respirar.

shutterstock 722842336
Ermolaev Alexander / Shutterstock.com

Si identificas estos síntomas en tu pequeño, es necesario consultarlo con un médico especialista. Él recomendará el tratamiento más adecuado de acuerdo a la gravedad del trastorno, el cual puede ser desde un cambio de hábitos hasta una intervención quirúrgica.

#7 Síndrome de movimientos periódicos de las piernas (PLMD)

El PLMD son movimientos en las extremidades inferiores del niño. En general, son breves contracciones musculares y ciertos movimientos bruscos en las piernas, así como flexiones en los pies. Estos episodios de movimientos pueden durar desde pocos minutos hasta horas.

En ocasiones, el síndrome de movimientos periódicos de las piernas (PLMD por sus siglas en inglés) se presenta junto con el síndrome de las piernas inquietas (RSL). No obstante, en general el PLMD no es identificado por la persona que lo sufre, sino por los padres o por el compañero de cama del niño.

consejos para iluminar un dormitorio infantil 3
Hemera/Thinkstock

Con respecto al tratamiento, un médico especialista evaluará cuáles son las mejores medidas para tratarlo. En ocasiones se llegan a recetar suplementos de hierro.

También te puede interesar: