Ser mamá es tan duro como gratificante: el video que lo resume todo en 3 minutos

En las redes sociales circulan muchas imágenes que muestran lo gratificante que es ser madre. Es cierto, es muy gratificante, pero, también es duro y agotador. Ser madre significa enfrentar a tus miedos y a tu propio ego. No importa cuánto te hayas preparado para este momento, no terminas de sentirte lista.

A ese pequeño ser le entregas todo de ti, tu libertad, tu tiempo, tu vida como la conocías. Tu hijo desbarata toda tu vida y la transforma en algo mejor. Eres como una oruga que se transforma en mariposa, cada vez más fuerte, más sabia, más decidida, más aguerrida.

Ser madre te hace descubrir una fortaleza que no sabías que tenías. Descubres que sí puedes pasar horas y horas sin dormir. Por tu hijo haces cosas que jamás hubieras hecho antes, por el antepones sus necesidades a las tuyas, ¡te mereces una medalla de oro!

amamantar lactancia
Dizitsyn / Shutterstock

Sientes que te liberas y te transformas. Pocas cosas te dan vergüenza, no tienes pena en cantar una canción tonta inventada por ti, no prestas atención a quién tienes alrededor para hacer una voz graciosa que alegre a tu hijo.

Ser madre te enfrenta con los opinólogos. Todos tienen algo que decir sobre cómo estás criando a tu hijo. ¡Libérate, madre! Escucha lo que realmente valga la pena y haz oídos sordos al resto. Tampoco cometas el error de juzgarte. No te señales con el dedo acusador.

madre hija jugar
Photo by Thiago Cerqueira on Unsplash

Y si sientes que no puedes y necesitas respirar, busca apoyo y prueba unirte a un grupo de madres. Te sorprenderá saber cómo las historias se replican, cómo hay alguien que se siente exactamente igual a ti.

Ser madre no es fácil, pero, tranquila, lo haces bien porque cada decisión la tomas con el corazón, por eso, nunca lo pongas en duda y permítete esa nueva versión de ti, es la que realmente te lleva a ser feliz.

Más sobre ser mamá