mujer

Por qué Harvard desaconseja el andador en los bebés: todo lo que los padres deben saber

caminar bebe
Syda Productions vía Shutterstock

Cuando estás enseñando a tu bebé a caminar, quieres que aprenda rápido y de la manera más segura posible. A veces no puedes tenerlo a una distancia pequeña; debes atender otras cosas y quieres que siga explorando el mundo. Por eso, como madre o padre, podrá parecerte que un andador es una ayuda conveniente. Y en realidad ni es seguro ni ayuda a tu pequeño.

¿Por qué los andadores no son buenos para los bebés?

andador bebe
Patryk Kosmider vía Shutterstock

Estas dos razones son las que mueven a la escuela de medicina de Harvard a desaconsejar el uso de andador. Este artefacto para bebés es tan popular mundialmente que el 50 a 77 % de los padres deciden comprarlo para sus hijos. Sin embargo, debido a lo peligroso que puede resultar, en Canadá está prohibida su comercialización: esto debería ser así en todas las naciones.

¿Por qué? Harvard apunta a un estudio publicado en la revista de medicina Pediatrics, en el que se calculó que, entre 1990 y 2014, más de 230 mil niños estadounidenses menores de 15 meses habían llegado a la sala de emergencias por lesiones o heridas provocadas por el uso de andador. La mayoría de las lesiones suceden cuando los niños caen por las escaleras en un andador y se lastiman la cabeza o el cuello, muchas veces de forma grave.

Esto no significa que las escaleras sean el único problema: los bebés pueden apretarse los dedos, agarrar objetos peligrosos que podrían quedar a su alcance, caerse de los andadores, e incluso se han reportado casos de ahogamiento al caerse con el andador a una piscina.

escaleras
Yuri Snegur vía Shutterstock

La prueba de lo peligrosos que son es que desde que se instauraron medidas de seguridad, y las familias comenzaron a comprar otro tipo de elementos de ayuda para sus hijos (que no se mueven), los accidentes disminuyeron un 84,5 %. Estas medidas impiden que los andadores caigan por las escaleras o que se den vuelta, y además incluyen un freno. Aún así, recuerda Harvard, en 2014, 2000 niños fueron vistos en las salas de emergencias de Estados Unidos por este motivo.

Una de las principales razones por las que los padres querrían implementar un andador es asegurarse de que su bebé está seguro. La creencia de que un andador es un elemento seguro y no uno peligroso es tan prevaleciente que, según una revisión de estudios, dos tercios de los padres cuyos bebés tienen heridas ocasionadas por un andador lo siguen usando para sus pequeños.

andador bebe 2
Maya Kruchankova vía Shutterstock

Otra creencia errónea existe sobre los andadores: que ayudan al bebé a aprender a caminar. De acuerdo a la revisión, no se ha encontrado ninguna evidencia de que los andadores ayuden en el desarrollo de las habilidades del niño. Según Claire McCarthy, que escribe para Harvard, la clave para que los bebés comiencen a dar pasos no es enseñarles a usar las piernas, sino a balancearse y dar pasos sin ayuda. Si se deposita a un bebé en un andador, no aprenden a sostenerse con su propio cuerpo. Es mejor ofrecer el soporte de la persona que lo esté cuidando.

El bebé necesita supervisión

aprender a caminar bebe
Monkey Business Images vía Shutterstock

De acuerdo a McCarthy, otra razón por la que los padres querrían comprarle un andador al bebé es porque le gustará y jugará en él, y esto es cierto. A partir de los 6 meses, a los bebés les encanta estar erguidos y usar su movilidad para explorar.

Sin embargo, hay otras maneras de ayudar a los bebés en esta diversión, como con elementos de ayuda estáticos. La realidad es que los bebés no solo tienen que aprender a ser móviles por sí mismos, sino que también necesitan supervisión constante mientras estén en el peligro de caerse. El andador da una falsa sensación de seguridad a los padres, que piensan que mientras su bebé aprende a caminar no deben tenerlo al alcance por cualquier cosa que pueda pasar. Pero él necesita de unas manos que lo cuiden.

Puedes leer: