mujer

La dolorosa práctica después del parto que sufren algunas mujeres "por el bien de sus maridos"

parto nascimento normal 0418 1400x800
eans / Shutterstock

En los hospitales hay un procedimiento muy común llamado episiotomía que se realiza en mujeres que tuvieron un parto vaginal. La práctica consiste en un corte quirúrgico hecho en la vagina, precisamente en el perineo. Este se hace bajo la justificación de "facilitar la salida del bebé", aunque no haya evidencias científicas que demuestren la necesidad y los beneficios de ese procedimiento en situaciones normales.

Pero existe otro procedimiento igual o más cuestionable que la episiotomía, y su nombre popular ya nos dice algo sobre la controversia, el llamado "punto para el marido" o "el nudo para el esposo".

datos del parto4
Halfpoint/shutterstock

El punto para el marido es violencia

Los puntos que se dan en la vagina para cerrar la episiotomía se llaman episiorrafia. En muchos casos, además de cerrar el corte, algunos médicos dan un punto más, sin necesidad ni autorización, y lo llaman "punto para el marido".

Algunos médicos creen que tienen el derecho de decidir sobre el cuerpo de la mujer al hacer un punto más en el periné, esto sólo tiene el objetivo de dejar la entrada del canal vaginal más "apretada" para que el esposo o pareja pueda sentir más placer durante el sexo, por eso el nombre. Esta práctica está lejos de ser algo que concierne a la salud de la mujer y es un grave tipo de violencia obstétrica.

atendimento medico 1116 1400x800 1 0
Yevhen Vitte/shutterstock

Este procedimiento compromete la autonomía de la mujer sobre su propio cuerpo en niveles absurdos por sólo tener como único objetivo la satisfacción masculina a costa de su propio bienestar. La práctica tiene secuelas como dolores postoperatorios y dolores durante las relaciones sexuales que pueden perdurar para toda la vida.

Además, a menudo la práctica se realiza sin la autorización de la mujer o es "vendida" con medias informaciones, sin evidenciar el impacto físico, emocional y moral que puede causar.

¿Es necesaria la episiotomía?

En un artículo para su blog, la médica obstetra Melania Amorim explicó que la episiotomía es una agresión y mutilación vaginal cuando se practica sin el consentimiento de la madre. Además de causar dolor, demora en cicatrizar, causa cicatrización queloide, pérdida de la sensibilidad o hipersensibilización, requiere más puntos que una laceración natural y "revienta" con más facilidad.

parto humanizado2
Lolostock/Shutterstock

Según la doctora, mientras la laceración natural ocurre en las paredes de la vagina y de acuerdo con la composición de las fibras musculares y de la piel, el corte intencional y los puntos se dan en una región lisa del perineo, teniendo como consecuencia mayores posibilidades de reventar durante los movimientos , además de más difícil cicatrización.

Se suma a estos factores la posibilidad de que la cirugía perjudique la satisfacción sexual de la mujer ya que, en algunos casos, el sexo puede tornarse doloroso pues el procedimiento perjudica la elasticidad en la región.

Para la Dra. Melania, en una entrevista con Empoderamiento Materno, el punto para el marido es una visión machista y preconcebida que demuestra «la falta de fe en la capacidad del cuerpo femenino para parir y aún querer reconstituir la naturaleza para satisfacción sexual del hombre».

También podría interesarte:

Artículo traducido desde el original de VIX Brasil, del autor Giulia Ebohon.