mujer

5 señales de que ya estás a punto de parir ¡Prepárate para tener a tu bebé en tus brazos!

Mikumistock / Shutterstock

¡El gran día se acerca! Luego de nueve meses de constantes cambios en tu cuerpo (¡hasta te salieron vellitos en el vientre!), una emocionante espera y de adquirir todo lo necesario para recibir a tu bebé (para que no gastes de más, te decimos las 7 cosas que necesitarás en los primeros tres meses), el momento más deseado está a punto de llegar.

Si en tu calendario ya están a punto de cumplirse las 40 semanas de embarazo, es probable que te preguntes ¿cuándo será exactamente el parto? ¿Qué debo llevar en mi maleta para ese momento? Aunque el médico te indicó una fecha aproximada, esto puede variar por un par de días.

Por supuesto, los nervios no se hacen esperar y cualquier mamá a estas alturas ya está ansiosa por conocer a tu bebé. Para que te des una idea de lo que está pasando en tu cuerpo y te prepares, te contamos cuáles son las señales más comunes de que el parto ya está cerca.

#1 Calambres en la zona pélvica

Los dolores y calambres en la zona pélvica, así como en la espalda baja, son indicadores de que el parto está cerca. Esto se debe a que el bebé está tomando la posición adecuada para el momento de nacer, lo cual ocasiona presión en esas áreas.

mujer embarazada30
Mariia Masich via Shutterstock

#2 Respiración más relajada

Cuando el bebé se acomoda para salir por el canal del parto, no sólo experimentarás los calambres antes mencionados. También disfrutarás de una mejora en tu respiración, ya que el pequeño se colocará en la parte baja de tu vientre y aliviará la presión sobre tu estómago y tus pulmones.

#3 Menos movimientos, pero más bruscos

Debido a que el tamaño del bebé es mayor, no dispone de mucho espacio dentro del vientre. Esto provocará que tenga menor movimiento y, cuando lo haga, tú lo percibirás de manera un poco más brusca.

Pickingpok / Shutterstock

#4 Expulsión del tapón mucoso

El tapón mucoso es aquel que se forma en el canal cervical y sirve para mantener sellado el cuello del útero. Se compone 90% de agua y 10% de glucoproteínas, las cuales le dan su consistencia gelatinosa. Su principal función es actuar como una barrera físico-química e inmunológica, para evitar el paso de agentes extraños.

Cuando el parto ya está cerca, el cuerpo expulsa este tapón cervical, ya que el cuello del útero comienza a dilatarse y prepararse para el alumbramiento. La expulsión puede ocurrir en un solo día o extenderse por más tiempo. Generalmente ocurre en forma de flujo vaginal intenso, que puede ser transparente, amarillento o en un tono marrón.

#5 Contracciones de Braxton Hicks

También llamadas ‘falsas contracciones’, muchas mujeres las experimentan un par de semanas antes del parto. Se distinguen de las contracciones reales porque son irregulares, menos dolorosas y suelen desaparecer luego de una breve caminata o algún ejercicio leve. Ocurren cuando el útero se contrae durante 30 a 60 segundos, provocando una sensación de dureza y tensión en el abdomen.

También te puede interesar: