mujer

10 maneras en que puedes crear un mundo mejor para todas las mamás, ¡y no solo para la tuya!

dia de la madre4
Yuganov Konstantin via Shutterstock

La maternidad es una etapa de vida que afecta mucho cómo se perciben a sí mismas las mujeres. Ser madre no es una labor sencilla, sin embargo, y aunque como sociedad a veces lo olvidamos, hay muchas formas de mostrarle respeto y apoyo a las madres.

El ejercicio de la maternidad es un trabajo importantísimo y que merece total reconocimiento, por eso, acá te dejamos una lista con buenas ideas para demostrar tu respeto hacia aquellas mujeres que ejercen los trabajos de crianza y cuidados a la infancia.

#1 El barrio que respalda a la madre y a sus crías

comunidad fuerte
Shutterstock / Oksana Shufrych

El apoyo social se demuestra dando a las mujeres la nutrición, educación y oportunidades necesarias para desarrollarse plenamente y de esta forma, si deciden convertirse en madres, sean seres humanos capaces y plenos para cuidarse a sí mismas tanto como a sus hijos e hijas. ¡Todas las personas necesitamos trabajar como sociedad para lograr este punto! Las madres no deben ser las únicas responsables del cuidado de sus hijos e hijas, necesita ser un compromiso de toda la comunidad el garantizar el bienestar de las infancias. De acuerdo con Darcia F. Narvaez, del sitio Psychology Today:

«Las madres necesitan saber que su comunidades las respaldan.»

#2 Ayúdala a relajarse

relax tranquilidad descanso
Olga Danylenko vía shutterstock

Madres felices equivale a hijos e hijas felices. Una madre estresada va a estarle pasando su estrés a su bebé, niño, niña o adolescente, el exceso de estrés crea cortisol, la hormona que a su vez genera daños permanentes en el desarrollo cerebral. Así pues, madres estresadas generan personas estresadas y eso a su vez fomenta una sociedad estresada. Ayudar a una madre a relajarse y encontrar un oasis de paz, quietud y tranquilidad, es apoyar a la sociedad desde su origen a tener paz y felicidad. He ahí que permitirle o ayudarle a una mamá a relajarse es beneficioso para la sociedad entera.

#3 Deja que le dé atención, cuidados y respeto a sus hijos e hijas

madre hija en brazos
Yuliya Yesina vía Shutterstock

Las y los bebés están diseñados para terminar de madurar afuera de sus madres, pero junto a ellas, así que son demandantes, necesitan atención, cuidados y cariño, mucho cariño. El bebé necesita ser cargado en brazos, quiere que le estén hablando bonito, dándole besos y sí, también va a requerir comer y cambios de pañales. La exterogestación, o los segundos nueve meses, son el periodo en que el bebé termina de gestarse en brazos de su madre luego de nacer. Progresivamente crecen y las demandas van cambiando, y las personas encargadas de la crianza necesitan seguir dando atención. No te molestes cuando una mamá interrumpe una conversación contigo para ponerle atención a sus bebé, fomenta espacios en los que ella pueda darle esa atención a sus hijos e hijas sin sentirse culpable por ello.

#4 Integra al bebé y la madre en la vida social y laboral habitual

Shutterstock

Las madres y sus hijos e hijas son seres humanos gregarios, es decir, las personas estamos diseñadas para estar en grupos sociales y formar parte activa de comunidades. Las madres no necesitan quedarse aisladas luego de parir, eso sólo fomenta la depresión posparto. Integra a las madres que conoces en tus círculos sociales, de forma amigable y tomando en cuenta el punto anterior. Las madres, además, necesitan trabajar, generar ingresos y poder alimentarse a sí mismas y a sus hijos e hijas. No las aísles del campo laboral.

#5 Participa en el círculo de cuidados

tener una buena relacion con la ninera 2
Creatas/Creatas/Thinkstock

Los niños y niñas, necesitan ser criados en comunidades, no sólo por la persona que les ha parido o que ha tenido la intención de su crianza, sino por una familia extendida que les ame. Deja que también sus padres, tíos, tías, hermanos y hermanas participen de esa crianza y apoya, ofrécete a ser parte de ese círculo de cuidados para ese niño o niña. Las infancias necesitan cuidados y atención 24 horas al día, 7 días a la semana. Si quieres facilitarle la vida a cualquier mamá, ayúdale apuntándote un par de horas al cuidado.

#6 Cuando veas a una madre en dificultades, ¡ayúdale!

shutterstock 1012207207
Antonio Guillem vía Shutterstock

Podría parecer algo muy obvio y evidente, pero no lo es, de hecho hay personas que para no molestar o incomodar, no ofrecen ayuda cuando ven a una madre en apuros, nada más alejado de lo que una madre puede necesitar. Cuando veas por la calle a una madre con una carreola doble, tres bolsas de la compra y cuanta cosa se te ocurra, sé amable y ábrele la puerta para que no tenga ella que maniobrar entre empujar la puerta y jalar la carreola. Si tu mejor amiga acaba de parir, aliviánale la carga y ofrécete un día a lavarle los platos y hacerle las comidas. Si tienes conocimiento de alguna amiga que no ha podido salir un viernes por la noche en semanas o meses, cuídale a las y los chamacos un día para que pueda experimentar una noche de vida social adulta.

#7 No te burles, ni permitas la burla dirigida a otras madres, rechaza los mitos y estereotipos en su contra

mama super feliz
Shutterstock / Yuganov Konstantin

¿Mamá luchona? ¡¿En serio?! La sociedad espera que sea la madre (así en singular), la única encargada de los trabajos de crianza y cuidado de los hijos e hijas. Se asume que todas las madres son heterosexuales y deben de vivir en una vida con posibilidades económicas, tiempo y súper poderes especiales para el trabajo reproductivo. Lo cierto es que las madres vienen en muchos tamaños, colores, modelos y orientaciones sexuales. Las hay «altas y chaparritas, flacas, y chiquititas, solteras y viudas y divorciaditas, chatas y de caras bonitas», también feas y gordas y muy jóvenes y bastante viejas. Es decir, que para ser madre, no es necesario cumplir con el estereotipo social de nadie y no hay razón alguna para avergonzar o violentar a ninguna por la forma en que decide ejercer la maternidad.

#8 Enséñales a los niños y a las niñas a valorar el trabajo que realizan las madres

Como crear un mundo mejor, es trabajo de todas las personas, es trabajo de todas y todos enseñarles a los niños y niñas que eso que hacen sus mamás, es decir, la crianza y los cuidados son, nada más, ni nada menos que: ¡TRABAJO! Este puede no ser remunerado, pero no deja de ser trabajo, puede hacerse con mucho cariño, o no, pero el amor no debe ser un pretexto para que no se considere trabajo el esfuerzo y las horas que ellas dedican al bienestar de la sociedad traducida en el cuidado y crianza de las y los hijos e hijas.

#9 Coopera con las madres menos privilegiadas, revisa tus propios privilegios

thinkstockphotos 160109847
Artem Efimov/ iStock/ Thinkstock

Hay muchas madres y mujeres criando y viviendo en condiciones de opresión. Esas madres necesitan del apoyo de toda la sociedad, y de su comunidad en específico. Necesitamos que las personas privilegiadas se hagan conscientes de ello. Esas mamás no necesitan consejos de personas con la vida resuelta, necesitan ayuda, muchas veces incluso económica. Entonces, mejor ve de qué forma te haces útil antes de criticarlas. Puedes aligerar su carga poniendo en práctica los consejos previamente dados, o puedes apoyar alguna institución o colectiva que apoye a las madres que viven diversas condiciones de opresión. Por ejemplo, puedes ofrecerte a leer cuentos para un grupo de madres en situación de pobreza.

#10 Apoya programas que ayuden a las madres marginadas y a sus hijos

pobreza en la india
Jan S. / Shutterstock

Los apoyos gubernamentales que le dan un estipendio mensual a las madres en situación de pobreza, las becas para niños y niñas en situación de marginación, son programas que pueden significar la diferencia para las madres y sus hijos e hijas. Apoya la existencia de estos programas y promueve que se hagan programas por el estilo en las instituciones en las que participas. Promueve que en la escuela a la que van tus hijos e hijas se hagan espacios recreativos y de entretenimiento para los hijos e hijas de madres que trabajan, que puedan dejarlos ahí por las tardes, participa para que en tu empresa haya espacios para lactancia, guarderías y programas sabatinos y/o dominicales para los hijos e hijas de las madres que trabajan en ella.

Como ves, hay muchas cosas que aún se pueden hacer para mejorar el mundo para las madres y sus hijos e hijas, pon tu granito de sal y logra una diferencia.

Mira más maneras de hacer la vida mejor para las madres: