mujer

Que la cuarentena no te sorprenda: 7 cosas que te pasarán después de dar a luz

bebe y madre en hospital
KieferPix vía Shutterstock

Te visualizas con tu bebé recién nacido en brazos y tú rebosante de felicidad. Pero, claro, en tu sueño, no tienes un cuerpo adolorido por el parto o la cesárea, ni tampoco, menos que menos, piensas en el tiempo que te tomará volver a la normalidad.

Parece que a nuestras madres y amigas se les olvida —¿se les olvida?— contarnos lo que sobreviene después de dar a luz. Todas hablan del embarazo y el maravilloso momento de ver cara a cara a tu ser más favorito en el mundo, pero ninguna se atreve a contar algo más.

No queremos empañar tus sueños, sino ayudarte a estar preparada para los días posteriores al parto, y que no te tomen por sorpresa estos síntomas de los que poco se hablan:

¿Qué sucede en el puerperio o la cuarentena?

Se le llama puerperio al tiempo que le toma al cuerpo revertir los efectos del embarazo y regresar a un estado muy similar al que tenías antes de concebir. Dura entre 6 a 8 semanas y, por eso, también se le conoce como cuarentena.

1. Entuertos o contracciones uterinas

ciclo menstrual toallitas
July Prokopiv/shutterstock

Los entuertos son unas contracciones uterinas que ocurren en los días siguientes al parto. Ocurren porque el útero se reduce entre uno y dos centímetros al día para regresar a su tamaño habitual y al hacerlo, tienes sangrados que pueden durar varias semanas.

2. Estreñimiento e incontinencia

canilla1
Joe Gough - RF - Thinkstock

Luego de una episiotomía o un desgarro durante el parto, e incluso si no ha habido tal o si ha sido cesárea, es natural que temas ir al baño. Por lo tanto, la materia fecal se acumula y provoca estreñimiento. Una forma de evitarlo es beber muchos líquidos, sobre todo jugo de naranjas y ciruelas, que estimulan y facilitan la salida de las heces.

Por otra parte, el exceso de presión en la vejiga durante el embarazo puede ocasionar que esta pierda su tono muscular y, al momento en que desaparece la presión, causar desde goteos ligeros hasta derrames de orina sin que lo notes a tiempo.

3. Necesitas dejar de comer algunos alimentos para no afectar la lactancia

lactancia dar el pecho bebe mama
Africa Studio via Shutterstock

La lactancia es una parte importante del puerperio y se debe extender más allá del mismo. La leche materna debe ser la única fuente de alimentación de tu bebe durante los siguientes 6 meses de vida, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Todos te dicen que tu cuerpo está listo para amamantar, pero nadie te platica todo lo que tendrás que dejar de comer para no alterar el sabor de la leche materna ni ocasionar malestares a tu bebé. Por ejemplo, café, pescado, chocolate, perejil, lácteos, alcohol, cítricos, cacahuetes, ajo y trigo, entre otros.

4. Podrías no tener estrías

vientre con estrias
michaelheim vía Shutterstock

Las estrías y la flacidez de la piel son el resultado de que tu bebé crezca rápido, mientras aumenta el tamaño de tu útero y la piel de tu vientre se estira. Se generan poco a poco y, a veces, de forma imperceptible durante el embarazo. Sin embargo pueden no ser visibles hasta después del parto.

No todas saben que las estrías se presentan en casi el 90 % de los embarazos, de acuerdo con la Asociación Americana del Embarazo. Es decir que un 10 % de las mujeres no las tienen y tú puedes ser una de ellas.

5. Sudores nocturnos

shutterstock 481493494
George Rudy/Shutterstock

Bueno, no es que las mujeres seamos muy comunicativas acerca de nuestra transpiración y temperatura, pero alguien podría advertirte con tiempo que vas a sentir calor, ¡y mucho!

Luego del parto la sudoración aumenta, sobre todo en las noches, así que querrás dormir con algo muy ligerito, no solo para facilitarte la movilidad y la lactancia, sino para que te sientas más fresca. La causa de todo ese sudor es que tu cuerpo necesita drenar todo el líquido que acumuló durante el embarazo.

6. Sexo posparto

sexo cucharita posparto
ABO PHOTOGRAPHY via Shutterstock

Con los cambios hormonales, los puntos de la episiotomía o la recuperación de la cesárea, o bien con el solo hecho de haber sentido que toda tu intimidad se dilataba a diámetros jamás esperados para dar salida a tu retoño, no se te va a antojar que nadie se te acerque en un mes o más.

Cabe aclarar que hay cambios una vez que retomas la vida sexual y con ellos llegan nuevas sensaciones y hasta sonidos que no imaginabas que tu cuerpo podía hacer. Tal vez ya habías escuchado el sonido del paso del aire durante la penetración, pero seguramente ahora será más seguido y lo incorporarás a tu intimidad.

Si te sientes más cómoda, no hay nada que te impida tener relaciones eróticas y afectivas sin coito después del puerperio, es decir, besos, abrazos y apapachos al por mayor para que el afecto siga floreciendo en tu pareja.

Tal vez la etapa del puerperio te parezca repleta de molestias e incomodidades, y si eso te ocurre, está bien, en normal. Tu organismo vivió una completa y maravillosa revolución para alojar en tu vientre a tu bebé y ahora permitirte tenerlo en brazos. ¡Date tiempo! Ya volverás a ser la misma de antes, pero en una mejor versión de ti.

Más información: