mujer

6 mujeres enseñan sus estrías posparto para demostrar lo hermoso y poderoso que es su cuerpo de madre

vientre con estrias
michaelheim vía Shutterstock

Las estrías son el temor de muchas mujeres durante el embarazo, ya que la piel de la panza puede estirarse tanto que luego del parto quede atrofiada. ¿Cuál es el motivo de esta angustia? ¿Por qué sentirte mal con tu cuerpo luego de haber parido? El cuerpo posparto es motivo de orgullo y para sentirse no solo hermosa, sino también poderosa. Así lo demuestran estas 6 mujeres que comparten cómo se ven luego de parir.

1. Ella decidió no callar más

View this post on Instagram

We stay quiet. No one tells us about the changes that take place after we have babies. We only see the “bounce back” adorned on the cover of the magazine as we wait to buy our groceries. We stay quiet. We stand in that grocery line unloading our produce onto the conveyor belt and think to ourselves, “I wonder if that Tummy Tea would help?” “I should have used that stretch mark cream more often.” We stay quiet. We don’t talk about the stretch marks. We don’t talk about our loose skin. We quietly trade in the bikini for a one piece...because why would we want to offend others with the ungodly sight of our postpartum body? We stay quiet. We are taught that a mother’s body is something to be hidden. Those are the unspoken rules and we have to follow the rules. After all, we are mothers now. We stay quiet. We don’t seek help when we pee ourselves or have discomfort long after childbirth. We blame ourselves. “I really should have done more kegels,” we think. We stay quiet. Our culture has dictated that the “ideal” is a flat tummy and the ultimate compliment is from the stranger who says, “My goodness, you don’t even look like you’ve had a baby.” We compare ourselves to others, and ask what we did wrong to have such a flawed postpartum body. We stay quiet. What if we weren’t so quiet? What if we knew that a part of becoming a mother meant likely having a changed body? And what if we celebrated that? What if we celebrated those stretch marks as a symbol of how strong our body was and how miraculously it housed our great loves? What if we stopped blaming ourselves and started being gracious with ourselves instead? What if we TALKED about the changes that happen, so that all postpartum bodies were embraced? What if we gave women resources so they didn’t write off postpartum pain as simply a side effect of having a child? What if we helped women focus on how they felt instead of how they looked? What if? What if we didn’t stay so quiet? #getmomstrong #mompower #postpartum #postpartumbody #bodyafterbaby #stretchmarks #takebackpostpartum #twinmom

A post shared by Ashley|Postpartum Core Trainer (@getmomstrong) on

Guardar silencio nos afecta a todas, por eso esta mujer decidió dejar de callar:

«Nadie nos cuenta acerca de los cambios que tienen lugar después de tener bebés. Solo vemos el "regreso" adornado en la portada de la revista mientras esperamos para comprar nuestros comestibles. Nos quedamos calladas.

Estamos en esa línea de comestibles y debemos pensar: "Me pregunto si ese té para adelgazar la panza me ayudaría". "Debería haber usado esa crema de estrías con más frecuencia". Nos quedamos calladas. No hablamos sobre las estrías. No hablamos sobre nuestra piel suelta.

Cambiamos discretamente el bikini por el tarje de una sola pieza ... porque, ¿por qué querríamos ofender a otros con la visión impía de nuestro cuerpo posparto? Nos quedamos calladas. Nos enseñan que el cuerpo de una madre es algo que debe ocultarse.

Esas son las reglas tácitas y tenemos que seguir las reglas. Después de todo, somos madres ahora. Nos quedamos calladas. No buscamos ayuda cuando nos hacemos pis encima, tenemos molestias mucho después del parto. Nos culpamos a nosotras mismas. "Realmente debería haber hecho más kegels", pensamos. Nos quedamos calladas. Nuestra cultura ha dictado que el "ideal" es una panza plana y el mejor cumplido es del extraño que dice: "Dios mío, ni siquiera pareces haber tenido un bebé". Nos comparamos con las demás, y pregunté qué hicimos mal para tener un cuerpo de posparto tan defectuoso. Nos quedamos calladas.

¿Qué pasaría si no estuviéramos tan calladas? ¿Y si supiéramos eso como parte de ser madre? ¿Y si celebramos eso? ¿Y si celebramos esas estrías como un símbolo de cuán fuerte es nuestro cuerpo y cuán milagrosamente albergó a nuestros grandes amores? ¿Qué pasaría si dejamos de culparnos a nosotras mismas y empezamos a ser amables con cada una? ¿Qué pasa si HABLAMOS acerca de los cambios que sucedieron, de modo que todos los cuerpos posparto fueran aceptados? ¿Qué pasaría si diéramos recursos a las mujeres para que no negaran el dolor del posparto como un simple síntoma secundario de tener un bebé? ¿Qué pasaría si ayudamos a las mujeres a centrarse en cómo se sienten en lugar de en cómo se ven? ¿Qué pasaría si...? ¿Qué pasa si no nos quedamos tan calladas?»

2. Esta madre de tres

Content temporarily unavailable: https://www.instagram.com/p/Bjp9TqAB1IQ/

Ella se ama a sí misma y nos dice sus razones:

«Mi cuerpo es mi templo, porque el amor propio empieza conmigo.»

3. Eres dueñas de tu maternidad

View this post on Instagram

I was recently so honored to be a featured image on a beautiful postpartum video by @mother.ly. It felt amazing to be a plus size postpartum body that was featured. And yet, no longer to my surprise, I still received a comment about how the bigger woman needs to be honest with herself about how after gaining 35 pounds, it’s my own fault. . I’ve lost count of the number of times I’ve been told something along these lines. They tell me I was fat before I got pregnant. They tell me that I shouldn’t refer to my body as a postpartum body because I don’t have baby weight, I’m just fat. They say I should be careful raising a child to think being fat is okay. The list goes on. But all of our bodies are so different. All of our life stories are so different. There will never be a time where you can simply glance at someone and know everything about their body and their life. So no— we don’t need to believe what they say. We don’t need to hide and feel ashamed because they tell us we should be. We don’t need to feel depressed if we gained more than 35 pounds during our pregnancy or if we struggle with our postpartum weight. We don’t need to feel judged by whether we workout or not. We can love ourselves hard in however we navigate through motherhood and are allowed to feel happiness and joy while we do it. . Because these judgmental opinions of us don’t matter. Our stories and our bodies are valued. So raise that chin up with me, mama, and own your postpartum body and your motherhood. We are beautiful. We are worthy. We are mothers. #this_is_postpartum . Tee: @themomculture

A post shared by Meg Boggs (@meg.boggs) on

En la camiseta el estampado te recomienda: «Aduéñate de tu maternidad»

El tablero que ella carga dice: «Ellos dicen que el cuerpo postparto es solo grasa y mi culpa. Ellos no importan.»

Y con respecto a sus sentimiento, ella comenta:

«Hace poco me sentí honrada de ser una imagen destacada en un bello video de posparto realizado por @mother.ly. Se sintió increíble aparecer como un cuerpo posparto de talla grande. Y, sin embargo, aunque no me sorprende, todavía tengo comentarios sobre cómo una mujer grande necesita ser honesta consigo misma acerca de cómo ganar más de 15 kilos es mi propia culpa.

He perdido perdido la cuenta de cuántas veces me han dicho algo parecido. Me dijeron que ya estaba gorda antes de quedar embarazada. Me dicen que no debería llamar a mi cuerpo como cuerpo postparto porque no tengo peso extra de embarazo, solo estoy gorda. Dicen que debería tener cuidado de criar a un hijo haciéndole pensar que está bien estar gorda. La lista continúa. Pero todos nuestros cuerpos son muy diferentes. Todas nuestras historias de vida son muy diferentes. Nunca habrá un momento en el que simplemente puedas mirar a alguien y saber todo sobre su cuerpo y su vida. Entonces no, no necesitamos creer lo que dicen. No necesitamos escondernos y sentirnos avergonzadas. No necesitamos sentirnos deprimidas si ganamos más de 15 kilos durante nuestro embarazo o si luchamos con nuestro peso posparto. No necesitamos sentirnos juzgadas por si hacemos ejercicios o no. Podemos amarnos a nosotras mismas en cualquier modo que naveguemos a través de la maternidad, y podemos sentir felicidad y alegría mientras lo hacemos.

Porque estas opiniones críticas sobre nosotros no importan. Nuestras historias y nuestros cuerpos son valorados. Entonces levanta ese mentón conmigo, mamá, y se dueña de tu cuerpo posparto y de tu maternidad. Somos hermosas. Nosotras somos dignas. Somos madres.»

4. Ella que antes se avergonzaba de sus marcas

View this post on Instagram

Alrighty guys so, here is a #unfiltered, raw photo of what my Stomach looks like after a baby. I over heard something while I was out and wanted shine a little light on a postpartum tummy. When a woman gets pregnant they do not get to decide if they get stretch marks or if their skin will sag. This is all natural and does not mean you're ruined. Your body carried and kept a living, beautiful, breathing child alive until ready to be born. Now, there are those lucky girls who this doesn't happen to but, majority, including myself have gone through this change. I use to be insecure about the way my body looked after my son but, I know now just because I had a baby doesn't mean I'm any less beautiful. I learned that I am more beautiful because of the fact that I have created a life. My partner is also a huge help. He loves everything about me and kisses all my stretch marks because he still thinks I'm beautiful. Now I have to say before I'd get discouraged because, he has always been fit but, that's for another time. Anyways hope y'all are having a wonderful day! #postpartum #postpartumstretchmarks #mother #loveyaself

A post shared by JMoe (@_healthyfitmbs) on

A veces aún se siente insegura, pero nos menciona lo que piensa para sentirse mejor con su cuerpo posparto:

«Bueno, muchachas, entonces, aquí hay una foto sin filtrar en crudo de cómo se ve mi estómago después de un bebé. Escuché algo mientras estaba afuera y quería echar un poco de luz sobre cómo luce una barriga posparto.

Cuando una mujer queda embarazada, no llegan a decidir si tiene estrías o si su piel se resquebrajará o quedará colgada. Esto es completamente natural y no significa que estés arruinada. Tu cuerpo transportó y mantuvo vivo, hermoso y respirando a un niño vivo hasta que estuvo listo para nacer. Ahora bien, hay esas chicas afortunadas a las que esto no les sucede, pero, a la mayoría, incluida yo misma, hemos pasado por este cambio.

Solía ​​sentir inseguridad acerca de la forma en que mi cuerpo se ve después de tener a mi hijo, pero sé que solo porque tuve un bebé no significa que sea menos hermoso. Aprendí que soy más hermosa por el hecho de que he creado una vida. Mi pareja también es una gran ayuda. Él ama todo sobre mí y besa todas mis estrías porque todavía piensa que soy hermosa. Ahora tengo que decir antes solía desanimarme, porque él siempre ha estado en forma, pero eso lo dejaré para otro momento. De todos modos, ¡espero que tengan un día maravilloso! #postparto #estríaspostparto #madre #amorpropio»

5. Orgullosa de sus rayas

Ella recomienda que te sientas orgullosa de tus estrías. ¿Y a ti qué marcas te quedaron en el embarazo?

6. Marcas de amor

«Una marca por cada respiro que tomaste, cada parpadeo, cada bostezo somnoliento. Una por cada vez que te chupabas el pulgar, saludabas con la mano, cerrabas los ojos y dormías en la oscuridad más perfecta. Una por cada vez que tuviste hipo. Uno por cada sueño que soñaste conmigo.

Ya no es muy bonita. Algunos incluso pueden pensar que es fea. Está bien. Fue tu hogar. Es donde crecí para comenzar a amarte, donde tendí mi mano mientras soñaba con quién eras y quién serías. Te sostuve mientras que mis brazos pudieron, y por eso, siempre encontraré algo bello en él. ❤?? #strechmarks #bellyafterbaby #bump # 5monthspp #loveyourself»

Para que te sientas aún mejor: