mujer

El simple ejercicio que vuelve a los niños más inteligentes si se hace desde que son bebés

nombres bebes populares ee uu2
Cookie Studio/Shutterstock

Como mamá siempre buscas la manera de darle lo mejor a tu bebé, de ayudar a desarrollar su potencial al máximo y lograr que saque lo mejor de sí mismo. Quizá tú ya hayas buscado muchas formas para desarrollar su inteligencia o mejorar su concentración. La ciencia sigue investigando formas de lograr hijos e hijas más inteligentes. Incluso los productos como libros y juegos para tener niños y niñas más inteligentes son un gran negocio. Por eso es que te será una grata sorpresa saber que la forma más práctica, barata y sencilla de tener hijos más listos está en tus manos, o más bien, en tus brazos, literalmente. Los abrazos pueden hacer que tu hijo o hija sea más inteligente.

Los abrazos incrementan la actividad cerebral

En un estudio llevado a cabo en el Hospital Infantil Nacional de Columbus, Ohio, por Nathalie L. Maitre y otros, publicado en Current Biology, se determinó que el contacto físico con fines de apoyo emocional, como caricias y abrazos mejora la respuesta cerebral tanto en bebés recién nacidos, prematuros y a término. Esto sería un indicador de que los abrazos ayudan a formar bebés más inteligentes, ya que los resultados muestran que a mayor contacto, mayor actividad cerebral.

Abrazos curativos

mama bebe jugar
Por fizkes/Shutterstock

Aunado a lo anterior, los abrazos ayudan a incrementar los lazos afectivos, relajan el cuerpo, disminuyen el dolor físico, incrementan la empatía y el entendimiento, curan la depresión y los desórdenes neurodegenerativos, elevan el estado de ánimo, balancean el sistema nervioso, alivian el estrés, mejoran la salud cardíaca, aumentan la respuesta del sistema inmunológico y reducen la angustia de la propia mortalidad.

Con todos estos beneficios, queda claro que abrazar diariamente a tus hijos garantiza su buena salud tanto física como emocional y no solo su inteligencia, por lo que te recomendamos darte tiempo de abrazar, tocar y acariciar a tus hijos tanto como te sea posible.

Lee más: