mujer

Pocas madres saben que las bebes pueden "menstruar" o tener flujo

en que consiste el test de apgar que se hace a los recien nacidos 1
3pix Studio Associato di Garelli, Maccolini e Piana/iStock/Thinkstock

La evolución humana es un acontecimiento muy interesante. Un embrión, en meses, se convierte en un ser pequeñito que, en algunos años, se vuelve un adulto. Cada una de estas fases tiene características específicas y, aunque parezcan conocidas, algunas pueden ser sorprendentes. Con los recién nacidos es exactamente así. Todo el mundo sabe que son pequeñitos, frágiles y duermen mucho. Pero, entre otras peculiaridades, también pueden menstruar, sufrir de descamación y quedar hinchados en regiones específicas.

Cómo es un recién nacido: características curiosas

Sebo blanco

Todos los bebés nacen con una cubierta blanca parecida a un sebo que se impregna en la piel llamada vernix. Es una capa de protección que evita, aun dentro del útero, que el bebé pierda calor y sea contaminado por hongos y bacterias.

De acuerdo con el pediatra Moisés Chencinski, esa película disminuye de a poco gracias a la limpieza diaria y no debe ser retirada a la fuerza porque, incluso fuera de la barriga de la madre, todavía sirve como una protección a la piel sensible del recién nacido.

Cabeza alargada

Recurrente en aquellos nacidos a través del parto normal, los recién nacidos pueden tener, además de la división de la mollera, la cabeza un poquito alargada. Esto sucede porque, al pasar por el canal vaginal, los huesos, que aún están flojos, se ajustan al espacio y se ven más alargados. En pocos días la cabeza vuelve a su forma normal. Es exactamente lo contrario de lo que ocurre con los bebés nacidos vía cesárea, que tienden a tener la cabeza redonda y simétrica.

Pero el pediatra Gerd Schreen, especialista en asimetrías craneales, hace una alerta. Aunque este formato es inicialmente normal, no debe confundirse con la cabeza aplanada, que trae complicaciones futuras y generalmente se origina por la posición en la que el bebé se deja en la cuna o durante las tomas. «Para prevenir este problema, lo principal es cambiar las posiciones en que el cráneo del niño es apoyado durante el día», dice.

recien nacido 1
Zurijeta/shutterstock

Pelo grueso

Muchos recién nacidos presentan, especialmente en la cara, hombros, espalda y brazos, pelos gruesos llamados lanugo que sirven, dentro del útero, para proteger la piel del bebé que es muy sensible. Generalmente, empieza a caer inclusive antes del parto, cuando el feto muestra que está listo para salir. Pero, esa no es la regla universal, pues todos los bebés pueden tener esos pelitos, que caerán en las primeras semanas de vida.

Descamación de la piel

Por quedarse mucho tiempo dentro del útero, la piel del bebé crea una capa de protección. Después del nacimiento, esta protección se seca y hace que la piel del bebé se torne muy sensible. De acuerdo con el dermatólogo pediátrico Rubens Marcelo Leite, los pequeños tienen menos de la mitad del grosor de la piel de un adulto. Por eso, se deben evitar los hidratantes, las lociones, los repelentes, el protector solar y también la exposición directa al sol, al calor o al frío.

Manchitas rojas

Las manchas rojas en regiones específicas del cuerpo puede ser por un hematoma de alguna compresión durante el trabajo de parto o como resultado de la posición en la que el bebé se quedó durante el final de la gestación en el útero. Tienden a desaparecer en pocos días y, en caso de que esto no ocurra, un dermatólogo pediátrico debe ser buscado para investigar las causas.

Uñas largas

Las uñas empiezan a crecer aún dentro del útero. Por eso, es muy común que los bebés ya nazcan con ellas. En los primeros días, si no está muy caluroso, mantén al recién nacido con guantes y medias y cuando las uñas se endurezcan córtalas con cuidado.

bebe recien nacido 1
nata-lunata/shutterstock

Menstruación

Dentro del útero, el bebé queda totalmente bajo la influencia de las hormonas de la madre. Es por eso que algunas recién nacidas pueden presentar por algunas semanas una secreción vaginal que de vez en cuando puede venir con restos de sangre, pareciendo una falsa menstruación. La condición es normal y originada por la variación hormonal.

Secreciones saliendo del pene

En los niños, aunque no salga sangre, los padres pueden notar una secreción saliendo del pene de color oscuro, no es más que la descamación de la uretra. Aunque es natural, en casos de duda, el pediatra debe ser consultado.

Muñecas y pecho morados

En cuanto nace, el cuerpo del pequeño se queda por mucho tiempo adaptándose al mundo externo. Las manos y los pies rojitos son señal de que su cuerpo está aprendiendo los mecanismos de regulación de los vasos sanguíneos responsables de calentar o enfriar esas regiones. Con el tiempo, la coloración de los miembros puede ser similar a un mármol con manchitas en rojo y blanco o rosadas.

Milium sebáceo

En la nariz, la barbilla y la frente, las bolitas de sebo, llamadas también milium, aparecen porque las glándulas sebáceas del recién nacido quedan obstruidas por la acción de las hormonas de la madre. Con el paso de las semanas, desaparecen.

5 cuidados basicos de un recien nacido 12
Dziurek/iStock/Thinkstock

Los párpados hinchados

Fruto de la compresión que ocurre en el parto durante el paso por el canal vaginal y por la regulación del sistema linfático, es natural que el recién nacido tenga párpados hinchados, impidiéndole hasta abrir completamente los ojitos. La situación tiende a normalizarse en pocos días.

Color de los ojos

Es muy común ver recién nacidos de ojos claros. El color, sin embargo, tiende a oscurecerse en los meses siguientes, después de que estén expuestos a la luz externa. De acuerdo con el pediatra Paulo Telles, la alteración está ligada a la producción de melanina y puede suceder hasta el primer año de edad.

Artículo traducido desde el original de VIX Brasil, del autor Beatriz Helena.