mujer

¿Cuándo realmente es necesario hacer una cesárea? Especialista responde

Natalia Deriabina / Shutterstock

Cómo será el parto es una de las grandes preocupaciones de las embarazadas. Es natural que desde las primeras semanas las madres se pregunten si el bebé nacerá por parto natural o por cesárea. Según una encuesta publicada en Nascer en Brasily realizada por la Fundación Osvaldo Cruz, el 72 % de las brasileñas quieren tener un parto normal. Pero al final, el 52 % de ellas terminan siendo sometidas a una cesárea.

Según la investigación, la causa de esa diferencia entre el deseo inicial y el desenlace final es el convencimiento médico. Es decir, aunque la mayoría de las mujeres desean un parto normal, a lo largo de los nueve meses los médicos y todo el sistema obstétrico la convencen —u obligan— a pasar por una cesárea.

ChameleonsEye / Shutterstock

La cesárea es importante

Este procedimiento quirúrgico es un gran avance de la medicina. Después de su descubrimiento y perfeccionamiento, miles de mujeres y bebés lograron sobrevivir al parto. La indicación a su realización, sin embargo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no debería sobrepasar el 15 % (porcentaje referente a los casos en que realmente es necesaria la realización de la cirugía).

En Brasil, sin embargo, el escenario es diferente y los números de nacimiento por cesárea en la salud pública sobrepasan el 50 % y en la privada llegan a casi el 90 %.

Los números preocupan porque, según Maria do Carmo Leal, coordinadora de la investigación, una cesárea hecha sin real necesidad presenta riesgos para la madre y para el bebé. En el bebé hay un aumento del riesgo de morbilidad respiratoria, riesgo de internación en UTI, ausencia de contacto con bacterias maternas, mayor riesgo de síndrome metabólico, asma y diabetes. Y para la madre, aumento del riesgo de muerte, aumento del riesgo de hemorragia y rupturas uterinas en las gestaciones siguientes.

parto humanizado2
Lolostock/Shutterstock

Es precisamente por sus riesgos que la cesárea debe ser hecha solo si es realmente necesaria. El diagnóstico debe realizarse por el médico que acompaña a la embarazada después de analizar todo el cuadro, y hay algunos problemas que realmente hacen que sea necesaria la cesárea.

En algunos casos el médico necesita analizar cómo está la paciente y ver su historial para indicar la cirugía. Pero hay situaciones en las que no hay otra alternativa, en esos casos el procedimiento es la manera más segura de traer al bebé al mundo. Los casos en que se necesita verdaderamente una cesárea son muy pocos y la mayoría de las veces raros.

Para aclarar el tema, derribar mitos y falsas indicaciones, la Dra. Melania Amorim, investigadora de la Universidad Federal de Campina Grande, y la obstetra Ana Cristina Duarte enumeraron los casos en que realmente es necesario hacerse una cesárea. Además de estos, hay casos en que dependiendo del contexto y las condiciones de la embarazada y del bebé, el médico puede optar por la realización de la cirugía y está bien indicada.

¿Cuándo es necesaria una cesárea?

parto humanizado3
Zurijeta/Shutterstock
  • Prolapso de cordón: el cordón umbilical comienza a salir antes que el bebé, algo que provoca presión e impide que la sangre y el oxígeno sean transportados de la madre al hijo. Esta condición solo se diagnostica después de que la embarazada entra en trabajo de parto. Es decir, no hay cómo predecir si va a suceder o no antes de que la dilatación comience.
  • La placenta puede adherirse a la pared del útero, pudiendo causar daño al bebé en casos extremos. En este caso, dependiendo del grado y de la etapa del embarazo, se debe hacer reposo absoluto o someterse a una cesárea de emergencia.
  • Placenta previa parcial o total en el tercer trimestre: la placenta se fija toda o en gran parte al cuello del útero, impidiendo el paso del feto. La condición puede provocar sangrado y otras complicaciones que conducen al parto prematuro. Dependiendo de la posición de la placenta en la semana 37 de embarazo, la cirugía puede ser programada o el parto normal inducido.
  • Posición transversal del bebé: el bebé queda en posición horizontal dentro de la panza. Antes de entrar en trabajo de parto, el equipo puede intentar realizar maniobras externas e internas para tratar de girar al bebé. Pero si en el trabajo de parto él continúa en esa posición, es necesario cesárea.
  • Rotura de vasa previa: es una derivación de la inserción anómala del cordón umbilical. Con el trabajo de parto puede ocurrir la ruptura de vasos sanguíneos, algo que perjudicaría al feto. Por eso, en estos casos se programa una cesárea.
  • Herpes genital con lesión activa al comienzo del trabajo de parto: si la madre tiene herpes con lesión activa, se diagnostica en el trabajo de parto y, para evitar la transmisión al bebé, se hace una cesárea.
cesarea mae bebe
VectorDoc / Shutterstock
  • Desproporción cefalopélvica: la cabeza del bebé no pasa por el canal vaginal de la madre. Ningún examen puede predecir el desenlace. Solo es posible diagnosticar el cuadro después de que la mujer entra en trabajo de parto y llega a la dilatación total. A partir de ese momento, se prepara a la embarazada para la cirugía.
  • Frecuencia cardíaca fetal no tranquilizadora: es cuando varios factores impiden que el flujo sanguíneo transporte oxígeno suficiente para garantizar el desarrollo y la supervivencia del bebé. Se diagnostica durante el trabajo de parto. En ese caso la cirugía es de emergencia.
  • Dilatación que se detiene: Para el diagnóstico hay que estar en la fase activa del trabajo de parto y otros factores —como dilatación, intensidad de las contracciones y horas en trabajo de parto— deben ser considerados. En general, este cuadro solo ocurre después de que la mujer alcanza los 6 cm de dilatación y luego se queda por más de 6 horas sin ninguna evolución.
mae com bebe pos parto 0816 1400x800
martin81/Shutterstock
  • Parto en presentación pélvica: el bebé se queda con el trasero en el cuello del útero. Antes del trabajo de parto es posible intentar maniobras para que cambie de posición. Si no hacen efecto, los riesgos de esperar el parto normal o realizar una cirugía deben ser discutidos con el equipo médico.
  • Dos o más cesáreas anteriores: a partir de la tercera cesárea, los riesgos de la realización de la cirugía son similares a los de un parto normal. Por eso, lo ideal es que la embarazada discuta con su equipo médico cuáles son los riesgos y los beneficios de las dos vías de nacimiento.
  • VIH / SIDA: si la madre es portadora del virus VIH o si ya ha desarrollado la enfermedad, para evitar el contagio, la recomendación es la programación de una cesárea.

¿Quieres saber más sobre cesáreas?

Artículo traducido desde el original de VIX Brasil, del autor Mariana Riscala.