mujer

¿Puedes ayudar a tu hijo a ser más sociable? Sí, y así es como puedes lograrlo

aprender de los mas pequenos4
wundervisuals/iStock

Llega un momento en la vida en que nuestros hijos comienzan a interactuar con otros niños, pues empiezan la etapa escolar, y el jardín de infantes es el primer lugar donde ellos encuentran nuevos amigos. Sin embargo, esto no le resulta fácil a todos los chicos, y muchas veces los más tímidos y retraídos terminan por ser dejados de lado por el resto de sus compañeros. Es en ese momento en el que los padres deben comenzar enseñarles a socializar para que el jardín o la escuela no sean algo traumático. 

1. Enséñales a identificar las señales

Explícale a tus hijos que existen señales sutiles por las que las personas se comunican, tales como la expresión de sus ojos, el tono de voz, las expresiones faciales y la postura. Por ejemplo, cuando miren la televisión o un video en Internet, pregúntales qué es lo que ellos notan en esa persona y explícales cómo deben actuar ante determinados casos.

Otra cosa que puedes hacer es cambiar roles y ser tú quien busca amistaden ellos, para que aprendan a responder correctamente y sepan qué hacer.

2. Pídeles que mantengan contacto visual

hermanitos
ArtMarie/iStock

Si tu hijo no tiene amigos, es posible que sea por timidez y porque el contacto visual es inexistente debido a que lo hace sentir incómodo. Explícale que esta es una manera de lograr hacer amigos, pues los ojos reflejan qué tipo de persona uno es. Ten en cuenta que debe saber reconocer cuándo el contacto visual es de alguien interesado y cuándo esto no es así. Esto también vale para el resto de las expresiones que el rostro refleja.

3. Dile que preste atención a la forma de hablar

El tono que se utiliza y la velocidad con la que se habla indican mucho. Recuérdale a tu hijo que una persona que habla rápido puede estar nerviosa o preocupada. Por otro lado, el volumen de la voz debe ser bajo y moderado. Adviértele que no se acerque a esas personas que gritan o se expresan en forma brusca, pues suelen ser víctimas del mal humor, y eso sin lugar a dudas se transmite.

4. ¿Una sonrisa? No lo es todo

nino jugando oso de peluche juguetes escuela
Tomsickova Tatyana/Shutterstock

Una sonrisa o el ceño fruncido son formas fáciles con las que cualquiera puede darse cuenta de si la otra persona es o no amistosa. Sin embargo, otras expresiones faciales no tan visibles le pueden dar la noción de qué tipo de persona tiene adelante y si desea o nohacerse amigo de ella. Una buena idea es que busques en Internet diferentes expresiones faciales y le expliques a tu niño cuáles corresponden a una persona amable y amistosa y cuáles no. 

Socializar no es algo imposible. Es más, muchos niños saben cómo hacerlo por instinto y tienen la capacidad de hacer amigos enseguida. Pero con los niños siempre hay que tener cuidado y, a pesar de que tengan facilidad para hacer amistades, no está de más enseñarles estos tips para que los tengan en cuenta en el futuro.