mujer

¿Es normal que un bebé tenga acné o granitos en la cara?

Donald Joski / Shutterstock

La llegada de un bebé al mundo es un momento muy especial, pero también muy delicado. Debido a que nunca había estado fuera del vientre materno, el pequeño está expuesto a una gran cantidad de estímulos totalmente desconocidos para él. Ese contacto con el medio ambiente puede ocasionar algunos problemas en su piel, como las ‘manchas salmón’ o los hemangiomas.

Además de esas marcas -que son muy comunes- también se pueden presentar otras reacciones en su piel. Un ejemplo es el llamado acné del bebé o acné miliar, el cual se caracteriza por la aparición de granitos blancos o amarillentos en las mejillas, la nariz, el mentón y/o la frente en los primeros días de vida.

Aunque generalmente asociamos el término ‘acné’ con los adolescentes, también los bebés recién nacidos pueden padecerlo. Al igual que sucede con los jóvenes, los granitos brotan porque hay una acumulación de grasa en la piel, la cual queda ‘atrapada’ en los poros de la cara.

Para muchos padres resulta alarmante ver el rostro de su hijo lleno de esas pequeñas protuberancias. Sin embargo, el acné neonatal no representa un riesgo para su salud. Tampoco le provoca dolor o malestar, ni es probable que deje marcas en su piel.

Vitalinka / Shutterstock

¿Por qué aparecen esos granitos?

Muchas personas llaman a esta condición ‘granitos de leche’, aunque en realidad no tienen nada que ver con la alimentación del bebé. El acné miliar se presenta tanto en niños que beben fórmula, como en aquellos que toman leche materna. De igual manera, no se ha comprobado que exista relación entre la dieta de la mamá y los granitos.

La responsable es la placenta, ya que a través de ella se transfieren hormonas del cuerpo de la mamá hasta el organismo del bebé. Esto ocurre poco antes de nacer y, una vez que el bebé llega al mundo, esas hormonas estimulan la producción de las glándulas sebáceas de la piel, lo que da lugar a la aparición de los granitos.

¿Cómo se eliminan?

El acné miliar desaparece por sí solo, una vez que el organismo del bebé comience a regular la producción de grasa. No es recomendable aplicar ninguna crema o medicamento, y mucho menos exprimir los granitos.

Sólo debes mantener el área limpia y fresca, para evitar una infección. Basta con lavar su rostro con agua y jabón especial para bebés, una o dos veces al día. Tampoco lo hagas a cada rato, pues podrías provocarle resequedad. Al secar su cara hazlo con suavidad y sin frotarla demasiado, para no ocasionar una irritación.  

Uthai Chutivipaporn / Shutterstock

Otras variantes

Si los granitos aparecen en la boca y las encías del bebé, entonces se denomina ‘perlas de Epstein’. Se trata de pequeños quistes que surgen durante los primeros días de vida. Son inofensivos y no producen dolor; no obstante, si no desaparecen en las primeras semanas, es necesario acudir con el médico para descartar algún otro padecimiento.

Por otra parte, si los granitos son rojos y/o aparecen en otras partes del cuerpo, es probable que se trate de una reacción alérgica y no de acné neonatal. En ese caso será necesario encontrar cuál es el producto que provoca ese salpullido (crema, jabón, perfume de mamá, etc.) y revisar con el especialista si es necesario administrar algún medicamento.

También te puede interesar: ¿Qué tan conveniente es que los bebés usen andaderas?