mujer

Temblores en el cuerpo después del parto, algo de lo que nadie te habló nunca

Natalia Deriabina / Shutterstock

Existe mucha información en lo que se refiere al embarazo y el parto de una mujer. Sin embargo, hay algunas reacciones y cambios que le suceden al cuerpo y nadie te dice, aunque sean muy comunes. Además de incontinencia y pequeñas hemorragias, hay otra dolencia que es poco mencionada: los temblores en el cuerpo, luego de dar a luz.

Pero no te asustes, esos temblores no son como una convulsión ni nada parecido. En realidad son normales y pueden llegar acompañados de escalofríos, chasquido de dientes, sensación de frío y agitación general. Aparecen después de un parto vaginal o una cesárea y, aunque no representan ningún peligro para la salud de la mamá o el bebé, pueden ser molestos.

Este tipo de temblores se producen por varias razones. La principal es que durante el parto o la cesárea se produce una disminución del flujo sanguíneo a nivel periférico, es decir, en las extremidades. Esto ocasiona palidez y una baja en la temperatura corporal, misma que el organismo trata de compensar con los temblores.

Happy Hour Photography / Shutterstock

Otra causa común es el uso de anestesia epidural, la cual provoca hipotensión (reducción de la tensión arterial) y, por lo tanto, disminución de la temperatura (que a su vez da paso a los temblores y escalofríos).

En el caso del parto vagital, este supone un enorme esfuerzo para el cuerpo de la mujer e incrementa su temperatura. Una vez que el esfuerzo pasa, la temperatura se reduce y provoca una sensación de frialdad (como cuando haces mucho ejercicio y después te enfrías).

Si a eso le sumas los cambios hormonales tan drásticos que experimenta una mujer después del parto o de la cesárea, tendremos un organismo que se está readaptando a muchos estímulos, incluso a la temperatura del ambiente que lo rodea.

Aunque pueden ser desagradables, los temblores después del parto desaparecen en unos minutos o un par de horas después. En caso de que duren más tiempo o haya fiebre, es mejor comentarlo con el médico a cargo para que revise la presión sanguínea de la madre y también se asegure de que no exista ninguna infección.

También te puede interesar: 8 cosas que debes llevar en tu maleta el día que nazca tu bebé