mujer

6 cosas que solo hacen las madres primerizas

madre bebe porteo portar
Halfpoint/Shutterstock

Cuando veías las ocurrencias de tu amiga que estaba en el gran trabajo de ser madre primeriza pensabas que era un poco exagerada. Ahora que ya sabes de qué se trata solo puedes reírte con cariño ¡y con humor! Ser madre primeriza significa muchas cosas y todas estas también.

1. Comprobar que sigue respirando

¿Qué fue ese sonido? ¿Está bien el bebé? ¿Está respirando?

¿Te suenan familiares estas preguntas? Todas las mamás primerizas se hacen inevitablemente estas preguntas. Eso sí... cada vez que intentes averiguar si sigue respirando ¡no lo despiertes!

bebe llorando mama caricias
Tamas Panczel - Eross via Shutterstock

2. No permitir que extraños toquen a tu bebé

¡No te atrevas a tocar a mi bebé!

Cuando tuviste a tu bebé por primera vez en tus brazos quedaste maravillada y al instante surgió una sentimiento de protección. Y desde ese momento no dejabas que nadie lo tocara sin antes levarse las manos. Aunque ya sabes que los gérmenes ayudan a fortalecer su sistema inmune. 

3. Hacer varios lavados de ropa todos los días

Uff... otra ropita que se ensucia.

No puedes creer de qué manera se acumula la ropa sucia de tu bebé. La lavadora no descansa durante todo el día...

4. Comprar demasiada ropa

Crecerá en poco tiempo (y lo sabes), pero poco te importa.Y ahí estás... comprándole otra vez ropa que en poco tiempo ya no le entrará. ¡Ah! con el segundo hijo eso ya no sucede.

AlohaHawaii / Shutterstock

5. Comprar desinfectante de manos

Luego de que nace tu primer bebé, no demoras mucho tiempo en comprar un suministro de desinfectante de manos. Tienes que asegurarte de que haya uno en cada baño y en cada lugar donde un visitante pueda ensuciarse las manos...

6. Usar siempre un protector en el carro del súper

No hay nada más aterrador para una mamá primeriza que los gérmenes. Y los gérmenes del carro del súper son los más temibles. Sin protector, jamás podrá estar allí el bebé.

La experiencia de ser mamáes inimaginable y por más que se cuente jamás se puede transmitir con palabras. Al principio algunos miedos son normales porque se está ante lo desconocido, pero luego con la confianza aflora lo más lindo de la maternidad.