Las rabietas de tu hijo pueden hacerle un GRAN bien: 4 razones para permitirlas

como evitar los berrinches de los ninos en publico 1
arnoaltix/iStock/Thinkstock

¡Qué difícil es calmar una rabieta! Más aún cuando hay gente alrededor que nos mira como si fuésemos los peores padres del mundo. Sin embargo, y, aunque no lo creas, las rabietas son necesarias para que el niño desarrolle su personalidad.

¿Por qué los niños tienen rabietas?

Las rabietas suelen a aparecer a los dos años de edad. Sin embargo, algunos niños comienzan a tenerlas al año y medio. ¿Por qué? Ellos son todavía muy pequeños para saber reconocer las emociones, de modo que cuando algo les causa frustración y enojo, la única manera que encuentran para expresar lo que sienten es con una rabieta.

Liberan estrés

Al llorar por una rabieta, los niños liberan cortisol, la hormona del estrés. Por lo tanto, permitirles tener una rabieta los relaja y contribuye a su bienestar emocional.

rabietas infantiles ninos con personalidad o solo pataletas 1
Marina Dyakonova/iStock/Thinkstock

Aprenden mejor

Los niños precisan estar relajados para poder aprender. Un niño que está enojado o tiene sus emociones reprimidas no puede concentrarse para aprender y bloquea su proceso. Es por esto que los niños que reaccionaron con enfado cuando intentaron hacer algo nuevo y no les salió, después de la rabieta lo vuelven a intentar y lo consiguen.

Duermen mejor

Los trastornos del sueño a menudo se producen debido a que los padres, pensando que les hacemos un bien a los hijos, tratamos de reprimir o frenar las rabietas. Sin embargo, les hacemos un mal, pues se despiertan en la noche tratando de procesar las emociones que no pudieron liberar.

Entienden que es No

Si un niño llora y tira objetos, por ejemplo, porque se le niega algo, es señal de que entendió el mensaje. Al no poder expresar verbalmente sus sentimientos se desata la rabieta. Cuando aprende el significado de No, tendrá rabietas de manera regular, y, con el paso del tiempo, estas disminuirán en señal de que creció y sabe cómo comportarse.

Qué hacer ante una rabieta

Tienes un nino emperador en casa 1
alexsokolov/iStock/Thinkstock

Es probable que si las rabietas ocurren generalmente en casa, no ocurrirán afuera, pues suceden precisamente en el lugar donde el niño se siente más seguro y confiado para expresarse. Algo similar ocurre con los niños que parecen portarse peor cuando están con su madre, por ejemplo. Sí, tal vez se portan peor, y es porque se sienten en confianza para ser ellos mismos.

Nuestro lugar como padres es acompañarlos durante la rabieta, no irnos y dejarlos llorando solos, pues le estaremos dando el mensaje de que no estaremos para ellos cuando más lo necesiten.

Si tu hijo se tira al piso, asegúrate de que no haya objetos cerca que lo puedan lastimar. Despeja la zona.

Tranquilidad y paciencia son fundamentales para acompañar una rabieta y transmitir calma al niño. Gritar no soluciona nada, por el contrario, confunde al niño todavía más y, en consecuencia, llora más. No es fácil, requiere práctica y no es imposible.

Una vez que el llanto pase, tienes que explicarle con tono firme por qué le negaste lo que quería. Puede parecer que los niños que no hablan no entienden, pero no es así, comprenden todo.

Podría interesarte