mujer

¡Alerta, embarazadas! Estas son las tareas del hogar que NO deberían hacer

embarazada descansando cambios vagina
Syda Productions via Shutterstock

Cada embarazo es único, no importa si se trata de la misma mujer, siempre se viven diferentes. Quizás con tu primer hijo estabas deseosa de hacer muchas actividades y con el segundo lo único que necesitabas era una cama para descansar.

Pero si bien vivimos el embarazo de forma diferente hay ciertas tareas que TODAS deberíamos evitar y estas son algunas de ellas:

1. Limpiezas generales

Sé la satisfacción que se puede sentir luego de una limpieza general, soy una amante del orden y puedo hablar con propiedad de ello. Sin embargo, esta actividad del hogar está muy relacionada a la utilización de productos químicos agresivos que pueden ser dañinos para la piel.

Algunas mujeres pueden sufrir una mayor sensibilidad en la piel durante el embarazo y es por eso que algunos productos que antes no te causaban ninguna reacción adversa en la piel ahora pueden hacerlo.

Por otra parte, los movimientos necesarios para una limpieza general no son del todo recomendados en las embarazadas ya que se trata de flexiones y movimientos que impliquen fuerza. Esto puede generar inflamación el nervio ciático y articulaciones doloridas por el esfuerzo. Procura evitar estas tareas por la salud de ambos, lo mejor es pedir ayuda.

2. Limpiar letrinas de gatos

alekuwka/Shutterstock

Los gatos son hermosos y nadie puede negarlo, pero su materia fecal no es algo de lo que podamos estar orgullosos. Limpiar las heces de tu gato puede ser peligroso para ti estando embarazada ya que los gatos portan el parásito Toxoplasma Gondii que puede transmitirse a la persona que está haciendo el aseo.

Contraer este parásito significa padecer infecciones que pueden poner en riesgo tu embarazo, pide ayuda para realizar esta tarea o asegúrate de estar protegida con una máscara nasal y guantes para evitar que los microbios se peguen a las prendas.

3. Limpieza de baño

Los químicos para higienizar un baño pueden ser peligrosos para cualquier persona, lo que significa que para una embarazada los efectos pueden ser algo más perjudiciales. Recuerda que tienes lossentidos a flor de piel, por lo que cualquier olor de cualquier producto que utilices para la limpieza podría enviarte directo al inodoro.

Si necesitas hacer la limpieza de todas formas, trabaja con productos de limpieza caseros que sean más seguros aunque no tan eficientes. Si alguien hace la tarea por ti asegúrate de que ventilen el área correctamente para que ni tu bebé ni tú se vean perjudicados.

4. Lavandería

mujer embarazada3
Dasha Petrenko via Shutterstock

A simple vista parece una tarea inofensiva, sin embargo, lautilización de productos químicosa los que está expuesta la piel, sumado a lasfragancias fuertes, son el combo explosivo para determinar que es una tarea que las mujeres embarazadas NO deberían hacer.

Por otra parte, colgar, doblar y guardar ropa son actividades que requieren mucho movimiento que no solo exponen a la mujer a dolores de ciática, sino que también las vuelve más propensas a las caídas por la variación del sentido del equilibrio que hay en este momento de sus vidas.

5. Mover cosas pesadas

Esta es una tarea que puedes delegar a quien sea que esté cerca tuyo, serás la jefa de logística durante toda la actividad. Mover cosas pesadas no será una opción ya que no puedes forzar tu vientre, torcer tu espalda, hacer flexiones o movimientos abruptos.

Este punto es bastante obvio pero nunca está demás recordarlo.

6. Colgar cortinas o limpiar ventiladores

embarazada escribiendo cama
Natalia Deriabina via Shutterstock

Esta actividad ya es difícil tanto para quien no está embarazada como para quien sí lo está, porque el equilibrio es fundamental en todo momento. El embarazo es una agravante para esta tarea porque tus sentidos se encuentran aún distorsionados.

Evitar este tipo de tareas te mantendrá a salvo de accidentes caseros o de reacciones adversas en la piel. Sé que puede ser algo molesto no poder dedicarse a los quehaceres de la casa, pero puedes involucrar a tu familia en esto y solicitarles ayuda. De esta manera, no solo cambiarás la dinámica de tu hogar, sino que tendrán más momentos en familia que compartir. Recuerda quela salud de tu pequeño y la tuya están primero.