mujer

Razones contundentes para considerar la lactancia prolongada

Afortunadamente, hoy día existe más consciencia e información con respecto a la lactancia materna. Desde tiempos ancestrales las mujeres han dado de mamar a sus hijos sin cuestionar los beneficios de su leche ni su capacidad para amamantar. Y si bien en las últimas décadas desde algunos ámbitos de la medicina se proclamaban las bondades de la leche de fórmula, en la actualidad la mayoría de los centros de salud recomiendan y fomentan la lactancia materna.

Lo cierto es que muchas mamás no solo llevan adelante la lactancia con orgullo y amor, sino que deciden extenderla hasta el momento en que ella y su bebé lo decidan. Esta falta de plazo predeterminado suele generar controversias incluso entre madres que dan de mamar.

Hoy compartimos contigo reflexiones sobre la lactancia prolongada desde tres aspectos: físico, emocional y social. Acompáñanos a descubrirlos.

1. Físico

La Organización Mundial de la Salud recomienda dar de mamar a demanda hasta los 2 años o más de edad. Esta sugerencia se basa en el hecho de que la leche materna va cambiando a medida que el bebé crece. Una vez que han pasado los 6 meses o el año de lactancia la leche materna sigue transformándose para adaptarse a las necesidades biológicas del niñoy sigue aportándole un sinnúmero de nutrientes y anticuerpos fundamentales para su salud.

La leche materna también promueve el desarrollo cognitivo y sensorial del pequeño y los protege de enfermedades crónicas e infecciosas. Además, se ha demostrado que la lactancia prolongada reduce las probabilidades de que la madre sufra cáncer de útero, de ovarios o de mamas.

2. Emocional

Muchas madres quizá no dudan de los beneficios a nivel físico que pueden darse en ellas y en sus hijos con la lactancia prolongada, pero tal vez sí dudan de las consecuencias emocionales que puede acarrear. A diferencia de lo que podría imaginarse a priori, la lactancia materna no fomenta la dependencia madre-hijo, sino más bien todo lo contrario.

De acuerdo con los profesionales de la Liga de la Leche, la lactancia materna extendida promueve la independencia futura del niño con respecto a su madre. Algunos profesionales de la salud también afirman que los niños con lactancia materna extendida demuestran una mejor disciplina (sobre todo en momentos de conflicto) comparados con aquellos infantes que no han tomado leche materna o que han cortado de forma temprana el proceso de lactancia.

3. Social

Lamentablemente, aún muchas madres que deciden continuar con la lactancia más allá del año del bebé sufren críticas, ya sea de su entorno más cercano como de la sociedad en general. La sociedad en la que vivimos todavía no alcanza a comprender no solo los beneficios, sino qué implica la lactancia prolongada.

En la práctica existen diferencias con respecto a la lactancia de los bebés. Dado que el pequeño ya ha crecido no precisa tomar leche tan seguido, por lo que las tomas son más espaciadas. Algunos niños de 3 o 4 años, por ejemplo, toman leche por 5 minutos una sola vez al día y esto ya es muy importante para ellos. Además, si la madre considera que no es el tiempo o el lugar adecuado para hacerlo puede comunicárselo a su hijo para que espere un momento (algo que definitivamente un bebé pequeño no entendería).

En el campo de la lactancia materna aún queda mucho camino por recorrer. El respeto por la decisión de la madre sobre su cuerpo y sobre el deseo del hijo para continuar lactando son aspectos que tienden a mirarse negativamente. Por fortuna, cada vez más mamás se animan no solo a hacerlo frente a su familia y amigos, sino que también lo difunden en las redes sociales como una forma de generar conciencia sobre el tema.

No se trata, entonces, de que todas deban dar de mamar a sus hijos hasta los 4 años, sino de considerar la posibilidad de que, si existe el deseo, realmente pueda concretarse con amor y sin prejuicios. Cada mamá sabrá reconocer las necesidades de su hijo y las pensará a la luz de sus deseos como madre y como mujer.