mujer

Di no al chanclazo: estas son las consecuencias negativas de pegarle a tus hijos

chanclas sandalias
Atiwan Janprom vía Shutterstock

En México y Latinoamérica se hacen muchos chistes de cómo las pesadillas están hechas de la imagen de tu mamá o tu abuelita quitándose la chancla. O de cómo según las generaciones actuales están más descontroladas porque los papás se pasan de sentimentales en lugar de disciplinar a sus hijos con el uso de la fuerza.

Existen diferentes métodos de enseñanza porque cada niño aprende de manera diferente. Así que no existe un sólo camino correcto. Pero educar a los hijos con golpes es una de las variantes más polémicas por sus métodos y su popularidad.

¿Por qué no está bien visto que resuelvas tus problemas de trabajo a golpes, pero disciplinar así a tu hijo se considera normal? ¿No podríamos considerar el temor a la chancla y al cinturón como una manera de normalizar la violencia?

El objetivo de este artículo no es juzgar a nadie en su rol como padre o madre, sólo abrir la conversación sobre las consecuencias de esta forma de disciplina para que tomes la mejor decisión posible.

nino triste abrazando su osito
Paul Biryukov vía Shutterstock

Spanking and Child Outcomes: Old Controversies and New Meta-Analyses es un análisis publicado en el Periódico de Psicología Familiar, el cual comparó los estudios que ya existen de este tema. Así se obtuvo un promedio de los efectos que les quedan a los niños después de ser golpeados.

La UNICEF calcula que un 80 % de los infantes en el mundo han sido castigados físicamente por sus padres, así que los investigadores Elizabeth T. Gershoff y Andrew Grogan-Kaylor se pusieron a leer textos y más textos para encontrar si el método de la chancla es efectivo o todo lo contrario.

Te invitamos a leer: La flexibilidad hace a la buena educación de los hijos

Los resultados fueron concluyentes: pegarle a los hijos no resultó una manera eficiente de educar a los hijos. Es más, empezar con este tipo de prácticas puede escalar con facilidad y convertirse en abuso físico.

Agresión, comportamiento antisocial, dificultad al exteriorizar sus preocupaciones, problemas de salud mental y relaciones disfuncionales con sus padres son algunas de las consecuencias más comunes en los hijos.

Pero los padres también se ven afectados al levantarle la mano a sus hijos: comportamiento antisocial y detrimento de su salud psicológica son algunas de las repercusiones.

cinturon
Arfan Afzal vía Shutterstock

La probabilidad de resultar con algún o algunos de estos problemas al ser golpeados de niños va del 71 al 99 %.

Es importante señalar que no todos somos iguales y no todos reaccionaremos de la misma manera ante los mismos estímulos. Si a nosotros nos tocó chanclazo o cinturonazo cuando éramos pequeños y de todos modos nos convertimos en personas de bien, qué mejor. Pero eso no quiere decir que seamos el ejemplo de una ley inquebrantable.

"Los padres que utilizan los golpes, los practicantes que lo recomiendan y las figuras de autoridad que lo permiten deberían reconsiderar hacerlo así, dado que no existe evidencia de que golpear a los niños les haga ningún bien y toda la evidencia señala los riesgos de infligir daño".

Te recomendamos: 5 sencillos hábitos diarios para fortalecer la relación con tus hijos