mujer

Japón se fue del Mundial, pero dejó la lección más valiosa de todas (y no es la primera vez)

gettyimages 989873300
Kevin C. Cox/GettyImages

Otro día, otra selección que se despide de la ilusión de conseguir la Copa del Mundo. Son cosas que pasan, pero ninguna duele tanto como la ida de Japón. ¿Por qué? Mientras que algunos aficionados de otras selecciones llamaron la atención por hacer cosas vergonzosas, como pelearse con personas que alentaban a países rivales o cantar canciones homofóbicas, los del país nipón llegaron a los titulares de los medios del mundo entero por sus acciones ejemplares.

Ellos sufrieron una derrota contra Bélgica y quedaron eliminados, pero para muchos son los ganadores del Mundial y no tiene nada que ver con el fútbol, sino con su cultura.

Un ejemplo a seguir

Después de perder el partido contra Bélgica, los jugadores regresaron al vestuario y, según una entrevista de The Telegraphcon el director técnico de la selección, Akira Nishino, estaban tan devastados que no podían hacer nada. Sin embargo, después de ducharse y antes de irse definitivamente, hicieron algo que enterneció a todos: limpiaron el vestuario y dejaron una nota en ruso que leía simplemente «Gracias».

No es la primera vez que los japoneses muestran gestos así de ejemplares. También captaron la atención con una linda costumbre: después de cada partido, los hinchas se quedaban un rato más para limpiar las gradas. No lo hacían para quedar bien frente a los medios, sino porque es parte de su cultura.

«Sueles escuchar a personas diciendo que el futból es un reflejo de la cultura», explicó a la BBC el periodista deportivo Scott McIntyre, «un aspecto importante de la sociedad japonesa es asegurarse de que todo esté absolutamente limpio y ese es el caso en todos los eventos deportivos y también en el fútbol».

De hecho, la limpieza es un hábito que se enseña desde la infancia. «Limpiar después de un partido de fútbol es una extensión de comportamientos básicos que se enseñan en la escuela, donde los niños limpian sus salones de clase y pasillos», agregó al diario británico el profesor de sociología de la Universidad de Osaka, Scott North, «con recordatorios constantes a lo largo de la infancia, estos comportamientos se convierten en hábitos para gran parte de la población».

Él agregó que:

«Además de su gran consciencia de la necesidad de estar limpios y reciclar, limpiar en eventos como la Copa del Mundo es una manera para que los fans japoneses demuestren el orgullo de su forma de vida y la compartan con el resto de nosotros. ¿Qué mejor lugar para hacer un comentario sobre la necesidad de cuidar el planeta que la Copa del Mundo?

La selección japonesa no llegó tan lejos como hubiera querido en el Mundial, pero se ganó un puesto en el corazón del público por su gran ejemplo a seguir.

Sigue leyendo: