Hacer repostería para otras personas es beneficioso para la salud, según psicólogos

repsoteria
Konstantin2017/shutterstock

Las personas que disfrutan la repostería y la viven como una pasión siempre encontrarán una excusa para preparar un delicioso postre. Los distintos ingredientes no solo despiertan los sentidos, sino también la creatividad. Cocinar para otros es una experiencia gratificante, y un estudio afirma que además genera beneficios a la salud mental

Expresarse y comunicarse a través de la repostería

postre en capas de chocolate
NoirChocolate / Shutterstock

Para Donna Pincus, profesora de Ciencias Psicológicas y del Cerebro en la Universidad de Boston, la repostería tiene la ventaja de permitir que las personas se expresen. Laexpresión creativa es una gran herramienta para enfrentar, por ejemplo, el estrés. Poder expresarse es otra manera de llevar una vida saludable. 

«Cocinar tiene el beneficio de permitir expresarse creativamente [...] Hay muchos estudios sobre la conexión entre la expresión creativa y el bienestar general. Ya sea pintando o haciendo música (o repostería), hay un alivio del estrés que las personas obtienen», dijo Pincus al Huffington Post.

Cocinar para otros también puede ser una manera de comunicar nuestros sentimientos. Muchas veces a través de la comida estamos comunicando algo que no decimos, ofrecer un alimento hecho por nosotros mismos demuestra dedicación y cariño. 

Según Julie Ohana, trabajadora social y terapeuta culinaria, la comida es una expresión de amor en varias culturas y además es «un complemento positivo y maravilloso de la comunicación». 

La repostería ayuda a la concentración

postre2 0
eldar nurkovic/shutterstock

Hacer pasteles ayuda a reducir el estrés, aumenta la sensación de bienestar y la concentración. Según Pincus, hacer repostería requiere de toda nuestra atención, cuando hay concentración en el aroma y en el sabor, hay dedicación y satisfacción. 

Por ese motivo la terapia culinaria artística es cada vez más conocida. La concentración en la creación culinaria evita que aparezcan pensamientos negativos. Es una manera de tener la mente ocupada en algo positivo. 

Preparar un postre para alguien querido no solo es un gran acto de generosidad, sino también provoca bienestar mental. El beneficio lo tenemos cuando estamos ofreciendo una comida que hicimos con cariño para ser disfrutada. Si la intención es solo quedar bien o agradar, claramente esos beneficios no estarán.

Las emociones que ponemos al cocinar para otros son fundamentales, si son emociones positivas, nos veremos beneficiados por doquier.