¿Felicitaste a una mujer el 8 de marzo? Te diremos algo que cambiará tu día por completo

file404 vía Shutterstock

Cada 8 de marzo es común que las redes sociales se llenen de mensajes y tarjetas de felicitación para "las hermosas mujeres en su día especial". Pero la realidad es que el Día Internacional de la Mujer no es una ocasión para mandar esta clase de misivas. Su verdadero significado es crudo y tiene una profundidad historia.

En palabras de la ONU, el Día de la Mujer es «una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo». Es decir, se trata de una fecha en la que se reconocen los logros de las mujeres en la Historia, pero también es un momento para reflexionar sobre los derechos que les faltan a las mujeres.

nito vía Shutterstock

El 8 de marzo no festejamos que las féminas sean dedicadas, bellas, inteligentes ni "superiores a los hombres". Aunque, en efecto, es motivo de alegría aplaudir los logros obtenidos por nosotras para nosotras, esta fecha no fue creada para repartir felicitaciones a las mujeres sólo por el hecho de serlo. Es para conmemorar los esfuerzos presentes, pasados y futuros.

Según la ONU y la Enciclopedia Británica, el primer Día de la Mujer se celebró el 28 de febrero en los Estados Unidos. El Partido Socialista fue quien propuso esa fecha como parte de su campaña de emancipación femenina.

En 1910, la Internacional Socialista en Europa retomó la iniciativa americana gracias a la activista alemana Clara Zetkin. Zetkin deseaba que las mujeres tuvieran jornadas laborales de 8 horas como los hombres, que hubiera limitaciones en el trabajo femenil e infantil, además del derecho al voto. De acuerdo con la historiadora Temma Kaplan, así fue como el Día Internacional de la Mujer tuvo un origen socialista.

Everett Historical vía Shutterstock

Un suceso que está relacionado con esta fecha es el incendio de la Fábrica Triangle Shirtwaist en Nueva York. El 25 de marzo de 1911, 146 trabajadores del lugar perdieron la vida debido al fuego; la mayoría eran niñas y mujeres jóvenes inmigrantes. El periodista David von Drehle explicó en Smithsonian que el fuego se inició debido a las precarias condiciones laborales.

Comparemos este día con otras fechas importantes. El 27 de enero se conmemora el Día Internacional del Holocausto, en donde se honra a las víctimas del genocidio provocado por el régimen Nazi. También se aprovecha la ocasión para educar a las generaciones acerca de la importancia de los derechos humanos y los horrores de la discriminación.

El 2 de octubre en México se recuerda la Matanza de Tlatelolco. Aquella noche de 1968 cientos de hombres, mujeres y niños se manifestaron en contra de la ocupación del ejército dentro de las instalaciones de la UNAM. La manifestación terminó con 500 detenidos y aproximadamente 200 o 300 muertos a manos de militares, de acuerdo con BBC. «2 de octubre no se olvida»: la emblemática frase a favor de la democracia y en contra del autoritarismo.

Shannon West vía Shutterstock

Ni en el Día del Holocausto ni el 2 de octubre se reparten felicitaciones. Son días para recordar lo que sucedió y lo que debe cambiar para que jamás vuelva a suceder. Lo mismo sucede con el Día Internacional de la Mujer. 

No se trata de mandar felicitaciones de WhatsApp de que las mujeres "son el mejor regalo de la naturaleza". Si en verdad queremos celebrar esta fecha, hagámoslo reconociendo las injusticias que afronta nuestro género. Felicitemos a las mujeres que demuestran que una sociedad igualitaria es posible y unámonos a su causa. Eso sí armaría una buena fiesta digna de recordarse.

Para saber más:

Video destacado

Artículos recomendados