mujer

Ella es Sara y con cerca de 80 años recorre Sudamérica en su casa rodante

Algunas historias son símbolo de que nada es obstáculo en la vida cuando algo realmente se quiere. Como esta, que parece digna de una película y tiene como protagonista a Sara Vallejo, que con 79 años y una casa rodante, planea recorrer toda Sudamérica.

Para emprender la aventura, vendió su casa, su auto y la mayoría de sus pertenencias para finalmente poder comprar el tan soñado motorhome, su nuevo hogar, que lleva una imagen del contorno de Sudamérica y tiene escrito Lo de Sara.

En agosto del 2017 comenzó su travesía:  ya recorrió varias ciudades de Uruguay y Brasil, pero su camino recién comienza.

Por tramos viaja sola, por otros acompañada y por el momento no sabe cuándo va a volver, pero lo que sí sabe es que es muy feliz cumpliendo su sueño y convirtiéndose a la vez en un ejemplo de vida para todos nosotros.

Sara comparte las aventuras de su viaje en su página de Facebook que ya suma más de 15 mil seguidores.

Ella nació en Buenos Aires, pero después se fue a vivir a Tucumán. Tuvo decenas de trabajos, se casó, formó una familia, comenzó a estudiar inglés, se jubiló, se separó de su marido y se volvió a enamorar de otro hombre, que falleció en 2009. Ella siempre supo que tenía que seguir adelante.

Según contó en una entrevista del diario Clarín, la idea de emprender viaje, surgió en 2016 cuando un amigo suyo le dijo: «hiciste de todo, pero nunca anduviste en motorhome». La idea no se la pudo sacar de la cabeza, se lo comentó a su familia quienes le dijeron que estaba completamente loca, pero para ella no fue un obstáculo.

La vida no termina cuando nos jubilamos

En el imaginario colectivo, una vez que las personas se jubilan solo tendemos a pensarlas como abuelos y abuelas, cuyo foco pasa a ser el cuidado de su familia, y en especial, de sus nietos.

Pero lo cierto es que la expectativa de vida aumentó y las posibilidades de seguir disfrutándola son reales. Entonces, ¿qué mejor que fomentar a las personas mayores a que sigan avanzando y se dediquen a ellos mismos? La juventud y las ganas de experimentar cosas nuevas están dentro de uno, sin importar la edad ni la cantidad de nietos.

Y la historia de Sara es prueba de ello.