pop

El Estado Islámico vende mujeres como esclavas sexuales por Telegram y Whatsapp

editorial trata de ninas 2
Tinxi/Shutterstock.com

Ayer, mi prima cumplió 12 años. Ella ama a los animales, tanto que cuando sea grande quiere ser veterinaria. Por eso, mi tíos le regalaron un paseo en caballo para su cumpleaños. Tendrían que haberla visto: no le entraba la sonrisa en la cara.  

Hoy, me levanté con una noticia que no daba lugar a la felicidad. "Virgen. Hermosa. De 12 años...": así vende esclavas sexuales el Estado Islámico por WhatsApp, decía uno de los titulares de mi país. La agencia The Associated Press había difundido el aviso árabe que vendía a una nena de 12 años por 12.500 dólares a través del sistema de mensajería Telegram. La información había sido proporcionada por un activista de la comunidad Yazidi que tiene a su mujer e hijos secuestrados.

En el lado opuesto del mundo, una chica de la misma edad de mi prima no sonríe, no está con su familia, no puede ni siquiera imaginar qué le gustaría hacer cuando sea grande porque está muy ocupada intentando sobrevivir.

El Estado Islámico es uno de los responsables y mayores impulsores del tráfico de personas en el mundo. Son cerca de 3000 las niñas y mujeres secuestradas y explotadas sexualmente por este grupo fundamentalista. Desafortunadamente, es un número que seguirá aumentando y estas son las razones...

mujeres quemadas vivas en iraq 1
Owen_Holdaway / Shutterstock.com

Cuando resignarse NO es una cobardía…

El Estado Islámico comparte una base de datos con fotografías de las mujeres yazidi secuestradas y el nombre de sus “dueños” con sus futuros clientes y ellos pueden efectuar la compra a través de su celular, como si fueran mercancía. ¡Se trata de seres humanos, por favor!

Las familias de las mujeres en situación de violencia no tienen los recursos económicos necesarios para pagar los rescates. De hecho, muchas se han endeudado con el gobierno kurdo pero los secuestros siguen aumentando y el dinero no alcanza. Las organizaciones internacionales no se comprometen ni ayudan a las familias de las niñas yazidi. Y las soluciones se empiezan a agotar...

istock 000042874968 medium
Zdravkovic/iStock

¿De qué seguridad nos están hablando?

“Ella quiere que su dueño la venda”, reza el mensaje y va acompañado de la foto de una mujer con su hijo de 3 años y su bebé de 7 meses, eso difundió el ISIS por WhatsApp.

Esas mismas aplicaciones que usamos para comprar una bicicleta, para hablar con amigas de tonterías, con las que juegan los niños, las que te entretienen mientras estás en la sala de espera del médico, son una herramienta de venta e intercambio de personas, de niñas. La pregunta que primero nos viene a la cabeza es por qué no rastrean de dónde se envió, y la respuesta la conocemos demasiado bien.

Hace poco, Whatsapp cambió su configuración. Seguramente ya viste el mensaje que dice: “Las llamadas y mensajes enviados a este chat ahora están seguros con cifrado de extremo a extremo”. Esto significa que ni la empresa ni terceros pueden leer ni escuchar lo que enviás a tus amigas o familiares “para que no caigan en manos indebidas”, aseguran los creadores. ¿Las manos de quiénes son? ¿De los organismos estatales, de las agencias de investigación, de los que pueden hacer algo por estas mujeres?

Telegram tiene una política similar y “algo revolucionaria” según su página. Si querés mantener algo en secreto, este sistema te permite usar chats secretos con mensajes, fotos y videos que se autodestruyen.

Lamentablemente, lo que puede sonar como un beneficio para ciertas personas es un enemigo mortal para las niñas y mujeres secuestradas por el Estado Islámico. Las conversaciones encriptadas imposibilitan el rastreo de las señales y del usuario que envió el mensaje. Eso lo garantizan las empresas prestadoras del servicio, como las aplicaciones que usamos a diario, y no hay forma de ganarles.

>> ¿Cuántas nenas serán obligadas a casarse este año? Un video IMPACTANTE

editorial trata de ninas 1
kafeinkolik/Shutterstock.com

Responsabilidades y ¡acción!

A estas dos variantes, los mensajes encriptados y la falta de dinero, se suma el desinterés de las organizaciones y las potencias mundiales por ayudar a estas familias, a las mujeres que viven en esclavitud, que son vendidas como objetos.

ISIS se atribuye atentados a diarios.Su arma es el terror, infundir el miedo. Pero si la Organización de las Naciones Unidas no toma cartas en el asunto, es muy difícil que nosotros podamos cambiar la realidad de estas mujeres.

¿Qué hacer? Hablar, gritar, difundir, denunciar por ellas, por todas las mujeres en situación de violencia de cualquier tipo, porque son madres como vos, hijas como vos, hermanas como vos, primas y sobrinas. ¡NO te calles! BASTA de trata, BASTA de violencia.

>> 19 mujeres fueron quemadas en Iraq porque se negaron a ser esclavas sexuales