mujer

4 lecciones que aprendí tras dejar el cigarro

4 lecciones que aprendi tras dejar el cigarro
iStock/Thinkstock

Uno de mis mayores retos, que postergué durante muchísimo tiempo, era dejar el cigarro. Y es que, si tú también fumas, seguro tienes idea de que sin notarlo se vuelve tan esencial como comer. 

A continuación te comparto las 4 lecciones más importantes que aprendí cuando dejé de fumar: 

#4 Nunca tuve la necesidad de fumar

4 lecciones que aprendi tras dejar el cigarro 1
iStock/Thinkstock

Aunque mientras fumé creí que lo necesitaba, en realidad no era así. La prueba más grande es que hoy puedo hacer exactamente todo lo que hacía antes y me siento mucho mejor.  Por mucho tiempo mi mente me engañó y me hizo pensar que cuando fumaba me sentía mejor o disfrutaba más algunos momentos, pero descubrí que eso era una ¡gran mentira!

#3 Soy más fuerte de lo que pensé

4 lecciones que aprendi tras dejar el cigarro 3
Hemera/Thinkstock

Un buen día, después de mucho pensarlo, decidí no hacerlo más. Obviamente no aposté a que tendría éxito, ya que lo había intentado infinidad de veces, pero realmente estaba cansada de tanta dependencia. Hoy me doy cuenta que soy más fuerte y que tengo más determinación y voluntad de lo que creía. Lograr este reto me ayudó incluso con mi autoestima, pues ahora sé que puedo lograr todo lo que me proponga.

#2 Debo despedirme de lo que no me hace bien

4 lecciones que aprendi tras dejar el cigarro 2
iStock/Thinkstock

Tiré la última cajetilla que tenía, todavía con cigarros. Compré dulces para calmar la ansiedad, evité a mis compañeros de trabajo fumadores, me inscribí a varias páginas de ayuda contra el tabaquismo, leí muchos de libros... ¡en fin! enfoqué toda mi energía a lograr mi objetivo.

Hice una lista de las razones por las que dejaba de fumar y la colgué por todos lados: la tos, el mal olor que tenía en mi ropa, mis dientes amarillos, mi incapacidad para estar tranquila en un lugar cerrado, etc. Hoy leo esa lista y recuerdo que cuando la escribí realmente estaba enfadada por todas esas consecuencias.

Esto también puede servirte: Guía para dejar de fumar de una vez por todas

#1 Con la salud no se juega

4 lecciones que aprendi tras dejar el cigarro 4
iStock/Thinkstock

No tenía verdadera conciencia de cuánto dañaba a mi salud, aunque mi cuerpo me dio varias señales de alerta, yo no quise hacer caso. Los cambios después de dejar el cigarro han sido increíbles.

¡Ya no hay más tos, ni gripas eternas, ni nada de eso que me afectaba seriamente!. Hoy puedo usar mi perfume favorito y disfrutar de su aroma, mi carro ya no huele a cenicero, ya no dependo de nada, solo de mí. 

Si alguna vez ha cruzado por tu mente la idea de dejar de fumar, te puedo asegurar que sí se puede, que no te arrepentirás y que aunque hay días que la idea vuelve a cruzar tu mente, cuando te das cuenta de la diferencia se te olvida. 

Y así pasó primero la semana más larga de mi vida, después un mes y hoy hace más de dos años. Ahora puedo estar con personas que fuman sin sentir la necesidad de hacerlo también, a veces ya no tolero el olor y lo mejor: puedo tomarme un café tranquila en un restaurante sin tener que salir a fumar y a morirme de frío en pleno invierno. 

No te pierdas: ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar?