¿Cómo una mala tensión arterial deteriora el estado de salud?

Como una mala tension arterial deteriora el estado de salud 1
ridofranz/istock/thinkstock

Tomar la tensión o la presión arterial es un buen modo de conocer el estado de salud y saber si se tienen problemas de circulación. Los valores normales han sido establecidos para permitir determinar si la tensión es correcta, demasiado alta o demasiado baja. A partir de este control rutinario, se puede comenzar a diagnosticar ciertas afecciones o patologías.

Hipertensión

Una de las afecciones más extendidas en la población es la hipertensión, es decir, niveles demasiado elevados de tensión arterial. Ciertos especialistas lo contemplan como un factor de riesgo, mientras que otros afirman que la hipertensión tiene todos los componentes que definen una enfermedad y por consiguiente, conviene contemplarlo como tal.

Los factores que hacen que la tensión aumente son muy diversos y variados. Pueden ser genéticos o medioambientales: herencia, mala alimentación, falta de ejercicio físico… Hay personas susceptibles de tener una tensión alta que deben estar pendientes de sus valores de presión arterial y seguir algunas costumbres de vida más saludables.

Hipotensión

La hipotensión arterial significa una presión arterial baja, como su nombre indica. El ritmo de bombeo de la sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo es más lento de lo normal. Las causas pueden ser diversas y esto principalmente se caracteriza por vértigos o desvanecimientos.

Como una mala tension arterial deteriora el estado de salud 2
remains/istock/thinkstock

Insuficiencia cardíaca

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad producida por una deficiencia del corazón. Este último no es capaz de aportar el volumen de sangre necesaria por minuto para abastecer las exigencias de todo el organismo. Se trata de una enfermedad que se da, la mayoría de las veces, en personas que tienen el corazón débil o que previamente han sufrido problemas de tipo cardíaco. Existen causas que pueden deberse a problemas en el músculo del corazón, el miocardio, o también relacionadas con la hipertensión arterial u otro tipo de cardiopatías que pueden ser de origen congénito.

Afección cerebral vascular

Por otra parte, la hipertensión arterial persistente puede tener consecuencias sobre el cerebro y es, de hecho, el principal factor de riesgos cerebrales vasculares. Los niveles demasiado altos de la presión arterial pueden causar un accidente cerebral vascular, que se manifiesta cuando el flujo de sangre transportado por las arterias y las venas del cerebro se ve interrumpido, o cuando los vasos sanguíneos del cerebro se rompen y vierten sangre en las zonas que rodean las células del cerebro. Si esto ocurre, las células del cerebro comienzan a morirse porque este no recibe el oxígeno y los nutrientes necesarios.

Enfermedades renales

Estudios recientes demuestran que los problemas de presión sanguínea aumentan el riesgo de sufrir enfermedades renales, como es el caso de la insuficiencia renal. Esto es debido al hecho de que la tensión arterial alta hace que el corazón deba trabajar más y, a medida que el tiempo pasa, esto puede dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. En caso de que los vasos sanguíneos de los riñones se vean dañados, estos órganos no eliminan los residuos y el exceso de líquido del cuerpo. Por consiguiente, es posible que el exceso de líquido en los vasos sanguíneos aumente todavía más la presión arterial.

Como verás, una mala presión arterial afecta a tu salud de muchas formas. Por eso, es importante que la mantengas controlada y hagas lo posible por tenerla en los niveles adecuados. 

Lee más: Valores normales de presión arterial