mujer

Las peores formas de empezar una dieta

Las peores formas de empezar una dieta 1
monkey business images ltd/monkeybusiness/thinkstock

Muchas veces fracasamos en nuestros intentos de ponernos a dieta. Aunque en ocasiones depende de otros factores, la mayoría de las veces se debe a una falta de planificación, y precisamente a motivos como los que vamos a mencionar justo a continuación.

Las peores formas de empezar una dieta 2
shironosov/istock/thinkstock

1. Empezar cuando estás baja de ánimo

Si comienzas una dieta cuando estás baja de ánimo, es probable que todos esos problemas que no logras quitarte de la cabeza te pasen factura, y que por lo tanto, no puedas llevarla a buen fin. Antes de fracasar, mejor espera el momento oportuno.

Las peores formas de empezar una dieta 3
creatas/creatas/thinkstock

2. Eliminar la cena de un golpe

Si empezar la dieta es comer menos y eliminas la cena, además de todas esas comidas de picoteo a las que estabas acostumbrada de golpe, lo más habitual es que sientas ansiedad por haberte deshecho de todo eso sin haber habituado tu cuerpo a ello. Mal comienzo.

Las peores formas de empezar una dieta 4
fuse/thinkstock

3. Prohibirte a ti misma todos los caprichos

Aunque si estás a dieta no puedes darte todos los caprichos que se te antojen, y probablemente tendrás que renunciar a alguno, tener un no con mayúsculas por norma con todo solo hace que la dieta comience a parecerse a una tortura. Alguno que otro, te lo puedes permitir.

Las peores formas de empezar una dieta 5
ereidveto/istock/thinkstock

4. Correr una maratón

Si llevas tiempo sin practicar deporte, y pretendes comenzar ahora que estás a dieta, no se te ocurra hacerlo todo de golpe. Acabarás tan cansada que tendrás ganas de dejar la dieta y el ejercicio casi de inmediato. Y todavía no hay resultados visibles.

Las peores formas de empezar una dieta 6
george tsartsianidis/istock/thinkstock

5. Renunciar a todas las quedadas y salidas con amigos

Si cada vez que tus amigos te proponen un plan dices que no porque te preocupan las calorías, puede que finalmente te encuentres con que te estás quedando muy sola y muy aburrida. De vez en cuando, incluso te puedes permitir caprichos, con lo que no hay razón para hacer esto.

Si te planteas comenzar una dieta como si se tratase de una especie de tortura, es más que frecuente que te encuentres con que fracasas en el primero de los intentos. Así que mejor, olvídate de todas ideas y márcate un plan serio que puedas lograr. ¿Te animas a intentar empezar una dieta bien?

Te gustará: 3 cosas que debes dejar de hacer para adelgazar para siempre