mujer

Cómo evitar recaídas en el tabaco

como evitar recaidas en el trabajo 1
iStock/Dirima/Thinkstock

Si hablamos de personas no fumadoras, es importante introducir ciertas actividades deportivas en su modo de vida con el fin de prevenir la recaída del tabaco. Estas actividades permiten resistir mejor la tentación de volver a fumar. Lo mismo ocurre para los exfumadores en tratamiento que tienen la intención de dejar el tabaco. Veamos pues cómo evitar recaídas en el tabaco con ayuda de la actividad física y deportiva.

Ejercicios para exfumadores

Siempre se ha dicho que la actividad física y deportiva es indispensable para nuestra salud. Por otro lado, destacamos que una persona fumadora es bastante frágil, y es menos enérgica que una persona que no fuma y que practica una actividad física cotidiana. Esta última es más resistente y no se ve sometida a la esclavitud del cigarro.

como evitar recaidas en el trabajo 2
iStock/Maridav/Thinkstock

De forma regular, un fumador corre el riesgo de sufrir mayores enfermedades como cáncer, al tiempo que reduce su duración de vida por culpa del tabaco. Por lo tanto, si una persona fuma o vuelve a fumar, su salud y su vida se ven puestas en peligro.

De esta forma es importante no volver a engancharse al tabaco y apostar por las actividades físicas y deportivas. Las actividades físicas y deportivas son un excelente elemento de motivación para dejar el tabaco, y permiten evitar las recaídas. La práctica de estas actividades deportivas es a la vez ocupacional, de ocio, y de fuente de vitalidad.

Los beneficios de dejar el tabaco

Tras algunos meses de haber dejado el tabaco, los exfumadores suelen tener un mayor gusto y un mejor olfato, así como un mayor deseo sexual, menos dolores de cabeza, vértigos y náuseas. Igualmente, la tos irá desapareciendo con el tiempo.

como evitar recaidas en el trabajo 3
iStock/Mara Radeva/Thinkstock

Pero también es cierto que estos exfumadores suelen ponerse más nerviosos, y sufren por culpa de algunos inconvenientes: pueden tener mayor apetito y terminar engordando más de la cuenta. También puede ser que busquen comer alimentos con más cantidad de azúcar.

Dejando de fumar, una persona gasta menos calorías y se ve inclinada a comer azúcar. Por esta razón, la actividad física es indispensable para aumentar el desgaste calórico y así combatir el aumento de peso.

En resumen, las actividades físicas y deportivas pueden realmente ayudar a las personas fumadoras a dejar definitivamente el tabaco, e impedir que vuelvan a recaer.