mujer

Los peligros de consumir alimentos con colorantes artificiales

colorantes artificiales 1
iStock/Thinkstock

La industria alimenticia utiliza el colorante para sus productos por culpa de ciertos principios. Veamos las razones que empujan a las industrias a utilizar estas sustancias, sus efectos nefastos sobre la salud, y algunas medidas prácticas que se deben seguir para reducir sus riegos.

Desde hace tiempo, los colorantes alimenticios se utilizan como un medio para incrementar el atractivo de las comidas. Los industriales ponen colorantes en sus productos en función de las necesidades de los consumidores.

Los colorantes artificiales podrían ser tóxicos y provocar enfermedades como alergias, por ésta razón, ciertos colorantes alimenticios están prohibidos en algunos países.

Efectos nefastos de los colorantes para alimentos

Algunos colorantes llamados Blue 1 y Blue 2 utilizados en los caramelos y los helados, pueden provocar cáncer y esterilidad masculina, especialmente si su consumo es en alta dosis.

Otro colorante llamado Rojo 40 utilizado en las patatas fritas chips, es responsable de la irritabilidad y de la hiperactividad en los niños. De esta forma, el niño se hace más agresivo y se pone más nervioso, con falta de concentración.

En cuanto al Amarillo 5, un colorante utilizado en los cereales, mermeladas y fideos instantáneos, puede causar reacciones alérgicas, crisis de asma, migrañas, problemas de visión, desarreglos en el comportamiento, así como ansiedad.

colorantes artificiales 2
Hemera/Thinkstock

El colorante Amarillo 6 utilizado en las salchichas, gelatina y productos de repostería podría, conllevar tumores en los riñones y en las glándulas suprarrenales. Igualmente, ciertos colorantes sintéticos disminuyen la función del sistema inmunitario y podrían alterar la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones.

Para evitar estas enfermedades conviene limitar los alimentos que contienen colores intensos, y si es posible, los alimentos transformados. Además, conviene leer siempre con atención la etiqueta de los productos alimenticios antes de comprarlos y consumirlos.

El colorante alimenticio es una arma de doble filo, puesto que por una parte hace mucho más atractiva la comida, pero al mismo puede tener consecuencias nefastas para la salud del organismo. Una buena medida es decantarse siempre por productos bio, que con seguridad no llevan ningún tipo de colorante alimenticio.