mujer

Los mejores coagulantes naturales

Coagulantes naturales 1
iStockphoto/Thinkstock

La coagulación es un proceso fundamental para la vida, mediante el cual la sangre genera coágulos para evitar hemorragias. Nuestra sangre tiene coagulantes y anticoagulantes naturales que deben estar en un perfecto equilibrio para no causar desórdenes en venas y arterias. Algunas personas no poseen los suficientes coagulantes naturales, por lo cual están en riesgo de pérdida de sangre y de desarrollar enfermedades –hemofilia o la enfermedad de von Willembrand–, y por eso determinadas hierbas y alimentos pueden ayudarlos.

Coagulantes naturales

Existen dos tipos de coagulantes naturales: los que vienen directamente de nuestra alimentación, y las plantas y hierbas que pueden ser de uso externo o interno.

Por un lado, la vitamina K ayuda a la coagulación de la sangre; esta vitamina se encuentra principalmente en vegetales de hojas verdes, cítricos como el kiwi, la carne de hígado, la soja y algunos aceites vegetales.

Cuando una persona tiene tendencia a formar coágulos y trombos en venas y arterias, suele coincidir esto con una alimentación con grandes cantidades diarias de grasas saturadas. Por esta razón, podríamos pensar que incluir grasas saturadas en nuestra dieta podría servir como un coagulante natural. Sin embargo, más que una recomendación, esto es un hecho cierto aunque no es la opción más saludable. En el libro Nutrición y evolución de Michael Crawford y David Marsch se hace la siguiente apreciación:

La eficacia de una dieta alta en grasa en el alivio de trastornos de la coagulación se ha informado, y una dieta pobre en grasa se ha utilizado para combatir la tendencia trombótica en pacientes quirúrgicos y en pacientes después de una trombosis coronaria.

Por otro lado, hierbas como la Agrimonia o el aceite de cedro son ideales para favorecer la coagulación luego de haber sufrido una lesión en la piel. El primero es muy suave y puede ser utilizado en niños, mientras que el segundo se recomienda en adultos.

Coagulantes naturales 3
iStockphoto/Thinkstock

Otras plantas que detienen hemorragias son los geranios –especialmente su aceite esencial–, el limón y los pétalos de rosa. El muérdago, el alcanfor y el sello de oro, el almidón de la papa purificado y el hueso de sepia pueden ser utilizados sin ningún riesgo.

La alfalfa es otro de los alimentos que nos puede ayudar a la coagulación, ya que además de otro montón de propiedades, tiene altos contenidos de vitamina K. La milenrama, utilizada por Aquiles en sus soldados heridos, es útil para detener pequeños sangrados, como las hemorragias nasales o un pequeño corte. Por último, la vara de oro se utiliza en hemorragias internas, pero nunca en externas.

Alimentos a evitar

Hay determinados alimentos que no ayudan a la coagulación. El jugo de arándano y los arándanos aumentan la posibilidad de hemorragias. Lo mismo sucede con el ajo y el jengibre, dos alimentos usados para especial comidas que pueden llegar a causar grandes hemorragias.

Si solemos consumir algas –kelp, fucus– debemos hacerlo con cuidado por sus propiedades anticoagulantes.

Coagulantes naturales 2
iStockphoto/Thinkstock

Todos los alimentos que contengan vitamina E –un potente anticoagulante– deben evitarse o consumirse a niveles muy bajos. Esto también sucede con altas dosis de niacina y vitamina B3.

Respecto a plantas y hierbas, debemos evitar algunas como el ginkgo biloba, el ginseng y el jengibre.

Como siempre, ante cualquier duda recomendamos consultar con un médico de confianza. La mala coagulación en la sangre puede llevar a graves problemas de salud, por lo que debemos tener cuidado en la ingesta de coagulantes naturales.